#RepúblicaMujer #30Años ¡A nosotras, que nos lo merecemos!1988 – 2018: cerramos un ciclo de tres décadas

0 63

La República de las Mujeres está cumpliendo 30 años de trayectoria ininterrumpida. Sin duda, un récord para una publicación de análisis y reflexión feminista de la prensa masiva. También es el único suplemento del diario La República que sobrevivió hasta hoy a los avatares y opciones de la empresa editora. En las encuestas de adhesión al medio, cuando las hubo, siempre punteó en el interés de la población lectora.

Tres décadas atrás, si bien existían valiosas experiencias de prensa alternativa feminista, obra del esfuerzo de mujeres organizadas, entrar en la prensa masiva era casi utópico y mantenerse en ella auguraba un esfuerzo titánico. No obstante, con un grupo de activistas lo pensamos y pudimos concretarlo. Circulación nacional, frecuencia semanal, activa participación de sus destinatarias y -nobleza obliga- de algunos (pocos) varones interesados en el tema, fueron sus características operativas.

En cuando a contenido, en las páginas del suplemento se analizaron las realidades de las mujeres vistas desde la perspectiva de género y múltiples ángulos, inclusivas de la cotidianeidad local y allende fronteras, desigualdades estructurales y coyunturales de las relaciones personales, sociales, políticas, económicas, internacionales, y todo aquello que se relacionara con los derechos, el bienestar, la autonomía y el desarrollo de una mayoría discriminada.

Ningún tema nos fue ajeno, porque de lo que se trataba era de visualizar cómo desde los acontecimientos sociales, las políticas públicas hasta los fenómenos naturales, nada impacta igual a hombres y mujeres, y nosotras somos las más exigidas y menos reconocidas en todos los casos.

Con la estrategia de la gota de agua que va horadando la piedra -para el caso, la dura roca del patriarcado- partimos y continuamos tozudamente, sorteando dolores de crecimiento, crisis empresariales, deslegitimación, dudas y hasta burlas, amén de los ataques de interesados en que no cambie nada, porque creen (todavía) que no conviene a sus intereses. Con vocación de contribuir a las indispensables transformaciones de la sociedad y de servir a la difusión del ideario y las acciones del movimiento de mujeres y feminista, dimos cuenta permanentemente de los avances y marcamos los debes.

En Uruguay, los cambios culturales son muy lentos, la disposición a concretarlos a menudo débil y los espacios mediáticos eran muy poco receptivos a los “ruidos” de algunas mujeres (“locas” nos llamaron) que veníamos a alterar un “orden” concebido en masculino.

Así transcurrimos las décadas y llegamos a la treintena, aun con fuerzas para defender la identidad de la publicación pese a los embates de cambios internos que diezmaron los recursos humanos y disminuyeron sus páginas.

“A nosotras que nos lo merecemos”, titulamos en la primera edición del suplemento, que se publicó el 12 de agosto de 1988. Y fieles a la consigna, creemos que hoy corresponde ofrecer una apretada síntesis de la trayectoria temática de los treinta años, de los cambios que se acompasaron con el devenir del país y del mundo, de intenciones y concreciones, de pendientes empecinados y de logros celebrados. Porque también nos lo merecemos…

Las temáticas que se enumeran a continuación en forma cronológica no son todas las que ocuparon las páginas del suplemento: destacamos las que entendemos más simbólicas de los cambios relativos a la igualdad entre hombres y mujeres que se han ido procesando durante tres décadas en Uruguay y en el mundo. Sin perder su perfil, esta publicación se hizo cargo de ellos, con vocación de ser una suerte de bitácora especializada en el espacio mediático uruguayo.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.