#RepúblicaMujer #30Años ¡A nosotras, que nos lo merecemos!1996 – 1997: Prioridades de las uruguayas

0 61

El 1996 arrancó con el debate sobre cuotas de representación femenina renovado. Pero la principal preocupación identificada por las uruguayas era la cuestión laboral.

Nacen las Comuna Mujer y el Programa de Atención Integral a la Mujer (PAIM) en Montevideo; en una Asamblea de Mujeres se resuelve crear una Comisión Nacional para controlar cumplimiento de los compromisos asumidos por el Estado en Beijing, con la idea de cooperación entre el gobierno y las organizaciones de la sociedad civil.

Una campaña internacional afirma que la vivienda es un derecho humano, el género llega al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y al psicoanálisis; el Banco Mundial (BM) está en la mira de los reclamos de las mujeres.

Se comienza a pensar en el cálculo del valor del trabajo no remunerado de ellas y LRM propone que sus lectoras informen cuantas horas de trabajo gratuito dedican a otras personas; se presenta una iniciativa de ley sobre acoso sexual, mientras que BID y Unicef encaran un programa de prevención del abuso sexual infantil; no hay políticas específicas de género en el Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública (Codicen de la ANEP); la maternidad de las lesbianas también es un tema para LRM.

El matrimonio de personas del mismo sexo, los efectos del ajuste en la pobreza femenina en América Latina; el empobrecimiento de la ciencia por la discriminación sexual, uruguayas en la informática, género en las políticas sociales, son temas que saltan a la agenda y LRM estuvo atenta a ellos.

Las trabajadoras sexuales consiguen el acceso a la jubilación como empresarias unipersonales; ONU convoca la Cumbre de las Ciudades. El presidente Julio María Sanguinetti promete que la ley que prohibe discriminar en el trabajo será reglamentada y en Diputados se aprueban los derechos laborales de las trabajadoras domésticas.

El año termina con la visibilización del incumplimiento pertinaz del pago de las pensiones alimenticias por parte de padres y la resistencia de los varones a los cambios. También con un almanaque humorístico que LRM obsequia a la lectoras y lectores.

Se dice que hay voluntad política

Nuevos temas se van imponiendo en 1997: el turismo como soporte de la prostitución adulta e infantil; la sexualidad verbal del piropo, el sexo cibernético, las mujeres en los procesos de paz, rechazo a la clonación humana, caza de pedófilos, apoyo mutuo entre empresarias, insalubridad de la globalización, mujeres inmigrantes, flexibilización del trabajo, el dinero en las campañas electorales, alianzas posibles entre periodistas y feministas, tierra para las mujeres, dificultades educativas de las madres jóvenes por no contar con servicios de cuidados, y la convicción reiterada: la memoria no prescribe.

El gobierno anuncia voluntad política pero disminuyen los programas concretos; se comienza a hablar de daños y costos de la violencia contra las mujeres.

Una encuesta informal revela que el 92% de la población ve con buenos ojos que haya una mujer presidenta, porque no puede haber democracia si las mujeres no están representadas. Una encuesta de Factum muestra, sin embargo, que para una de cada 4 uruguayas el lugar de la mujer es el hogar, mientras que las feministas quieren hablar del poder…

El Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) abre una nueva línea de crédito para divorciadas; el BID asegura que del 25 al 50% de las mujeres son maltratadas en Latinoamérica; el BM crea su Consejo Consultivo de Género.

El año termina con algunas esperanzas: la violencia doméstica entró en la agenda pública y algunos decisores empiezan a entender; hay menos mujeres dispuestas a malgastar sus vidas con malas compañías masculinas; el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) incorpora un nuevo enfoque de género, que también se asoma a los sindicatos. Pero el Instituto de la Mujer sigue con pocos recursos, cuando los tiene…

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.