#Opinión45 años del golpe de Estado

0 144

La semana pasada -el 19 de junio- celebramos el 254 aniversario del nacimiento del Gral. José Artigas, a quien Eduardo Galeano definiera como el “general de los sencillos”. El paso del tiempo lejos de borrar sus ideas, las profundiza y las arraiga, cada vez más, en nuestra identidad. Artigas fue quien instruyó “clemencia para los vencidos, curad a los heridos y respetad a los prisioneros”. Sin embargo, nada de eso se respetó durante la larga noche de la dictadura, de cuyo comienzo con el Golpe de Estado del 27 de junio de 1973, se cumplen hoy 45 años. Tan solo con una semana de diferencia, recordamos los dos eventos más contradictorios de nuestra historia.

Cinco verdades a partir del golpe del 73. Primera: el golpe fue obra de militares y también de civiles. Segunda: el golpe fue contra las instituciones, no existía razón ni justificación que validara tamaña deslealtad democrática. Tercera: nadie persigue a los militares por su sola condición de tales, ni tampoco es lógico pensar que la carrera militar corrompe las almas per sé.

Tan solo bastaría el ejemplo del Gral. Líber Seregni, nuestro líder histórico, un demócrata de toda la vida, degradado y condenado marcialmente, en forma sumaria, despojado de derechos y sometido a la prisión y la tortura, quien, al salir de su largo cautiverio, invocó paz, a través de su palabra tan firme como serena. Del mismo modo, es necesario recordar la valiente y democrática actitud del Contralmirante Oscar Lebel, del Capitán de Navío Carlos Jaunsolo, del Brigadier Gral. Gerónimo Cardozo y José Luis Villamil, de los coroneles Pedro Montañez, Pedro Aguerre, Oscar Petrides, Julio Halty, Jaime Igorra, Brum Canet, y la lista podría continuar.

Todos ellos fueron militares y ninguno golpista. Cuarta: Nadie tiene derecho a decretar amnesia sobre la ignominia del terrorismo de Estado: persecución, destitución, exilio, prisión, tortura, robo y muerte. Quinta: Desde la recuperación democrática hasta ahora –transcurridas más de tres décadas– no se ha avanzado en todo lo que las Leyes condenan ni en lo que los familiares tienen derecho a saber sobre el destino de sus seres queridos desaparecidos en dictadura.

Para hacer Justicia, deben acelerarse tiempos que se están agotando, y para ello se creó la Fiscalía Especializada en Crímenes de Lesa Humanidad, según Ley 19550 del 18 de octubre de. La misma tiene definido que “conocerá en todas las causas penales referidas a violaciones de los Derechos Humanos… que estén en trámite o que se inicien en los Juzgados de todo el territorio nacional”.

Los primeros resultados de la implementación de esta Ley son alentadores, ya que se está adelantando en cuanto a la centralización y sistematización de las acciones en torno a la investigación y tramitación de las causas con intervención del Ministerio Público, llevando a cabo su función con la especialidad necesaria y acotando los tiempos.

Sin memoria no hay futuro. Para convivir en paz y armonía debemos asumir y superar un pasado que nos duele. La gestión de la compañera Dra. Azucena Berrutti, desde el primer gobierno frenteamplista, fue fundamental para avanzar en la verdad sobre ese pasado tan cruel. Ese legado hoy sigue vigente tanto en la disposición del compañero presidente Dr. Tabaré Vázquez como en el accionar del compañero ministro Dr. Jorge Menéndez.

Nunca vamos a renunciar a la búsqueda de la verdad. Nunca vamos a perder la esperanza en conocer el destino de las compañeras y los compañeros desaparecidos. Nunca más terrorismo de Estado.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.