URUGUAY NO GANA EL PRIMER PARTIDO DE UN MUNDIAL DESDE MÉXICO '70A romper la mufa de los debuts

0 106

Desde Alemania ’74 Uruguay empezó a edificar una estadística negativa en sus debuts mundialistas. En aquel caso fue la derrota humillante ante Holanda; luego vendrían los empates con Alemania y España en México ’86 e Italia ’90, la derrota con Dinamarca en Corea 2002, empate con Francia en 2010 y sorpresiva caída ante Costa Rica en 2014.

¿Se romperá este viernes la racha negativa del primer partido?

Repasemos cómo fueron los debuts de la Celeste en esos Mundiales.

México ’70: victoria ante Israel

En su primer partido Uruguay se enfrentaba a Israel, adversario desconocido. Pese al claro favoritismo, no resultaría tan fácil quedarse con esos 2 puntos. A los pocos minutos se lesionó Rocha, capitán y abanderado de ese equipo. El impacto sicológico que podría provocar la baja de Rocha no influiría en este encuentro ya que aún no se conocía el tenor de su lesión. Uruguay se puso 1-0 a los 23′ con un cabezazo de Maneiro y en el segundo tiempo lo liquidó Mujica con un zurdazo.

La alegría por el debut triunfal quedaría opacada luego al conocerse la mala noticia: Pedro Rocha se bajaba del Mundial.

Alemania ’74: la amarga “Naranja Mecánica”

El sorteo marcó que a Uruguay, uno de los cuatro cabezas de serie del Mundial ’74, le tocaba debutar ante Holanda. Nadie le daba demasiada importancia a ese rival. Se trataba de una selección cuya base era el Ajax que venía de ganar la Copa Europea (hoy Champions) en 1971, 72 y 73. Rinus Michels fue el entrenador de aquel equipo y no dudó en armar la selección utilizando como base al Ajax.

Hanover fue la ciudad que albergó aquel debut celeste, que formó con Mazurkiewicz; Forlán, Jauregui, Masnik y Pavoni; Mantegazza, Montero Castillo y Rocha; Cubilla, Morena y Espárrago.

Apenas 7 minutos demoraron los holandeses para “presentarse”. El gol de Rep precedería a otros 83 minutos de sufrimiento. El rival practicaba lo que se dio en llamar “fútbol total”, que vino a revolucionar la táctica del mundo del fútbol por aquellos años: todos los jugadores atacaban y todos defendían.

Los dirigidos por Roberto Porta no hacían pie. La confusión era tremenda.

La Orange se puso 1-0 y luego Mazurkiewicz evitó el segundo varias veces. Holanda estaba paseando a Uruguay pero solo le ganaba 1-0, hasta que anotó el segundo recién a los 87′.

Holanda comenzó a llamar la atención de todos, tanto que fue apodada “La Naranja Mecánica” por su estilo de juego. Es que, realmente, se merecía ese apodo.

México ’86: faltó poquito

Alemania era el rival en el debut de México ’86. Se trataba del vice campeón del Mundial anterior y siempre candidato al título.

En Querétaro, los celestes de Borrás formaron con Alvez; Diogo, Gutiérrez, Acevedo y Batista; Barrios, Bossio y Santín; Francescoli; Alzamendi y Da Silva. Apenas iban 4′ cuando Matthaeus cedió mal un pase hacia atrás y apareció como una ráfaga Alzamendi que eludió al arquero Schumacher y definió. Cuando nos ilusionábamos con un debut triunfante, a los 84′ apareció Allofs para arruinarnos la tarde.

Fue empate 1-1 pero la actuación del equipo, sumado al poderío del rival, alimentó esperanzas en hacer un buen campeonato.

Italia ’90: aquel penal

En Udine fue el debut de Uruguay en Italia ’90. Fue una tarde en la que los celestes desplegarían un fútbol ambicioso, obligando a España a replegarse y conformarse con el empate.

Más de una vez Uruguay estuvo a punto de poner el 1-0, pero siempre falló al definir. Hasta que a los 27′ del segundo tiempo se generaba el quinto córner para Uruguay (España solo había tenido uno), vino el centro y Herrera conectó un cabezazo que Villarroya sacó con la mano cuando se metía al arco.

Uruguay no había tenido penales a favor ni en la Eliminatoria, ni en la Copa América del ’89, ni en los amistosos de la gira previa al Mundial. ¿Quién era el encargado de ejecutarlos? Según versiones, el que tenía esa misión era Francescoli, pero fue Ruben Sosa quien tomó la pelota y la apoyó en el punto blanco. Puso sus manos en jarra, se preparó para fusilar a Zubizarreta pero su disparo salió tan potente como elevado. Fue el remate más fuerte del Mundial según estadísticas de FIFA. Su velocidad alcanzó los 200 kilómetros por hora.

Terminó 0-0 dejando un sabor agridulce: se había jugado bastante bien, pero no se pudo ganar.

Corea 2002: otra vez los daneses

Después de doce años volvía Uruguay a los Mundiales. El debut en Ulsan (Corea) era ante Dinamarca, y resultaba inevitable recordar aquel 6-1 de México ’86.

Dirigidos por Púa y de celeste jugaron Carini; Méndez, Montero, Sorondo y Darío Rodríguez; Gustavo Varela, Pablo García y Guigou; Recoba; Darío Silva y Abreu. Antes del descanso cayó el gol de Tomasson, pero apenas iniciado el segundo tiempo vino el golazo de Darío Rodríguez, empalmando de volea desde afuera del área.

Parecía que el debut se saldaba con empate y no era mal resultado. El día anterior Francia había perdido con Senegal.

Pero a los 38′ otra vez apareció Tomasson vestido de verdugo.

Quedaban pocos minutos y ya no habría tiempo para el empate.

Sudáfrica 2010: con Francia 0-0

El rival en el debut 2010 era Francia, con la que este mismo plantel había empatado 0-0 en un amistoso en 2008. Y también 0-0 había sido en el Mundial 2002. Y en este caso, en Ciudad del Cabo, se repetiría el 0-0.

Tabárez alineó a Muslera; Lugano, Victorino y Godín en el fondo; Maxi Pereira y Palito Pereira por las bandas con Arévalo Ríos y el Ruso Pérez en el medio; Nacho González de enganche; Suárez y Forlán arriba.

El partido era parejo pero ganable. Francia ya no mostraba las mismas fuerzas de cuatro años atrás cuando cayó por penales en la final de Alemania 2006. Y empezaba a vivir su etapa post Zidane, el crack que se alejó de la selección justamente en aquella final del mundo.

Con un punto cada uno quedaban los cuatro participantes del “grupo de la muerte”, ya que el día anterior también hubo empate entre Sudáfrica y México.

Brasil 2014: sorprendió Costa Rica

Ganarle a Costa Rica suponía un requisito indispensable para pretender sortear el “grupo de la muerte”. Uruguay debutaba ante los centroamericanos y debía quedarse con esos 3 puntos para pelear luego la clasificación contra italianos e ingleses.

Grande sería entonces la decepción tras la derrota en el debut disputado en Fortaleza.

Tabárez armó el equipo con Muslera; Maxi Pereira, Lugano, Godín y Cáceres; Stuani, Gargano, Arévalo y Cristian Rodríguez; Forlán y Cavani.

A los 24′ Cavani de penal puso el 1-0 y todo indicaba que la Celeste comenzaba con el pie derecho su recorrido en este torneo. Pero en tres minutos sorprendieron los Ticos, convirtiendo a los 9′ y a los 12′ del complemento. Tabárez recurrió a Lodeiro, al “Tata” y a Abel Hernández pero no podría modificar el resultado, que terminaría siendo de 3-1.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.