El líder parlamentario de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), Alexander Gauland, fue acusado de emplear una retórica fascista al culpar a los inmigrantes de todos los males que aquejan al paísAcusan a partido ultraderechista alemán de utilizar retórica fascista

0 68

El líder parlamentario de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), Alexander Gauland, fue acusado de emplear una retórica fascista al culpar a los inmigrantes de todos los males que aquejan al país.

Martin Schulz, diputado por el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) y expresidente de esa fuerza política, rechazó este miércoles un discurso de Gauland, por su posición racista, xenófoba y anti inmigrantes.

Ese político criticó ante el Bundestag (Cámara baja del parlamento) la política del Gobierno de la canciller federal, Angela Merke,l sobre los refugiados, y responsabilizó a estos últimos del aumento de la criminalidad en esta nación.

Schulz manifestó que Gauland simplificó problemas complejos al resumir que ‘los inmigrantes son culpables de todo’, lo cual comparó con planteamientos nazis durante el Gobierno de Adolfo Hitler (1933-1945), quien sentenció entonces que ‘los judíos son nuestra desgracia’.

El político socialdemócrata enfatizó en la necesidad de ‘que las fuerzas democráticas se opongan a esta gente’, en referencia a los seguidores de la AfD.

En su presentación, Gauland defendió explícitamente al presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, Hans-Georg Maassen, blanco de críticas por descartar ‘cacerías de refugiados’ en la ciudad de Chemnitz, a pesar de existir vídeos que prueban esos hechos.

Tras el asesinato de un ciudadano alemán de origen cubano, del cual fueron acusados como supuestos responsables un sirio y un iraquí, líderes de la AFD llamaron el 26 de agosto pasado a manifestaciones racistas.

Militantes de organizaciones xenófobas y neonazis iniciaron ataques contra extranjeros en la ciudad, con la anuencia de las autoridades locales y del servicio de inteligencia interna cuyo jefe, Maassen, restó importancia a tales hechos.

El Gobierno alemán condenó esos sucesos y criticó a la AfD por propagar el odio en las calles, al ‘promover persecuciones contra personas de aspecto y origen diferentes’.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.