Francisco duro con el abortoCatólicas argentinas por el Derecho a Decidir contestaron al Papa

1 191

“El siglo pasado todo el mundo estaba escandalizado por lo que hacían los nazis para cuidar la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo pero con guantes blancos”, afirmó el Papa en el Vaticano, en un discurso improvisado frente al Foro de Asociaciones Familiares.

“Comparar al movimiento de mujeres con el nazismo, constituye un discurso de odio inaceptable para la fe católica (…) Sorprende que el Papa banalice el debate actual apelando a la trágica experiencia del nazismo, teniendo en cuenta que incluso los principales dirigentes de la comunidad judía hace pocas semanas han considerado como inaceptable que se use el holocausto para oponerse al aborto”, argumentó Católicas por el Derecho a Decidir.

Entre moda y enanos

“Está de moda, es habitual. Cuando en el embarazo se ve que quizás el niño no está bien o viene con cualquier cosa, la primera oferta es: ‘¿lo tiramos?’. El homicidio de los chicos: para resolver una vida tranquila, se tira un inocente”, abundó Jorge Bergoglio.

“¿Está desconociendo la historia de las prácticas reproductivas? ¿Desoye con sus dichos el impresionante número de investigaciones que sostienen que el aborto sólo desciende en aquellos países que lo legalizan? ¿O bien está llamando al movimiento feminista y de mujeres superficial, parte de una moda pasajera, negando los dolores y las injusticias a los que responde esta profunda expresión popular?”, se preguntaron las católicas que defienden el derecho a decidir de las mujeres.

El Papa intentó dimensionar la práctica de los abortos “selectivos” con otro ejemplo histórico: “De chicos la maestra nos enseñaba lo que hacían los espartanos cuando nacía un niño con malformaciones: lo llevaban al monte y lo tiraban para abajo para cuidar la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo. Una atrocidad”. E insistió: “¿Por qué no se venden enanos por la calle. Porque el protocolo de muchos médicos dice: viene mal, fuera”. “Que los hijos se reciban como vienen, como Dios los manda, como Dios permite”, pidió en la Sala Clementina del Palacio Apostólico de la Santa Sede.

Poniendo en duda hasta el verdadero compromiso del pontífice con un mundo más justo, Católicas por el Derecho a Decidir retrucó que “Este indigno mensaje eclesiástico sobre las mujeres y el aborto, que busca interferir indebidamente en la laicidad del Estado, obturando el debate legislativo, se ensombrece aún más cuando fomenta el uso político de la objeción de conciencia -que ya se ha anticipado en varias provincias- y promueve la violencia contra la libertad reproductiva y obstétrica que vivirán las mujeres de parte de inescrupulosos efectores”.

Un momento histórico

La Iglesia Católica argentina ya se había referido al debate legislativo poco después de la media sanción, aunque con un mensaje más moderado y autocrítico, en el que reconoció “debilidades” en la tarea pastoral como la referida a la educación sexual.

Argentina no fue el único caso en que la Iglesia recibió un revés. Irlanda, otro de los países con mayoría de católicos del mundo, celebró un referéndum en el que el 66% de las personas electoras votó a favor de la legalización del aborto.

“El debate público y legislativo sobre la despenalización y legalización del aborto nos ha situado en un momento histórico para la libertad de las mujeres, y creemos que la mirada obtusa de las jerarquías eclesiásticas no puede arrasar con los valores democráticos que el pueblo ha construido con respeto, libertad y pluralismo”, alega Católicas, recordando que una reciente encuesta, publicada por Amnistía Internacional – Argentina y el Centro de Estudios de Estado y Sociedad (Cedes), muestra que el 63% de las personas consultadas coincidían en señalar que la iglesia debe mantenerse al margen de la discusión sobre el aborto.

También podría gustarte
1 comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.