Tendencias globales para el transporte colectivo y de cargasColectivo eléctrico autónomo, para el año que viene

0 732

Cuando la empresa alemana de componentes y sistemas automotrices creó el prototipo e.GO Mover, ZF reunió en un vehículo mucho de lo que se imaginaba sería el futuro del transporte. La van eléctrica con forma de paralelepípedo, pensada para el transporte urbano de pasajeros o de cargas, viene altamente conectada y se desarrolló para incluir tecnologías de conducción autónoma.

Pero lo que puede parecer apenas un devaneo futurista de los ingenieros, se convirtió en un producto real, mucho antes de lo que se imaginaba. El prototipo atrajo la atención de empresas de movilidad y logística, para las que los vehículos comerciales autónomos constituyen un modelo comercial atractivo.

A fines de junio, ZF se asoció con la recién fundada joint-venture e.GO Moove GmbH, destinada a la fabricación de vehículos de transporte de personas y de cargas para las necesidades de la movilidad urbana. Y la nueva empresa ya anunció que la producción en serie del e.GO Mover se iniciará en el 2019, en la ciudad alemana de Aachen, cerca de la frontera con Bélgica.

El nuevo grupo empresarial prevee un volumen de producción anual de “cinco dígitos”, sin definir exactamente las decenas de millar. Aunque la expectativa de ZF es que la demanda por ese modelo se aproxime al millón de unidades hasta el 2025.

El e.GO Mover es parte de una propuesta logística totalmente digital que incluye hardware, software y servicios. Con las tecnologías implementadas en el vehículo por ZF, el funcionario de la empresa de transporte no tendrá que conducir o estacionar, pues el vehículo hará esas maniobras de modo independiente, transitando de un destino a otro y con emisiones cero.

Varias empresas de transporte de cargas y de pasajeros proyectan que la tecnología de conducción autónoma prevalezca en el sector, porque con ello se podrán reducir costos operacionales y al mismo tiempo, contribuir en el aumento de la seguridad para los usuarios.

El vehículo

Este prototipo de van desarrollado por ZF tiene 4,65 mts de largo, 1,98 de ancho y 2,50 de altura, con 2.100 kg en orden de marcha. En la configuración para pasajeros, además de un sector aislado para el conductor, el e.GO Mover tiene un gran asiento en forma de “J” con capacidad para 10 personas, a los que se pueden sumar otros cuatro pasajeros de pie.

El motor eléctrico ZF drive system tiene 150 Kw y la capacidad de su batería supera los 70 Kw, con lo cual el vehículo puede operar durante 10 horas consecutivas con una carga completa. Todo, sin emisiones contaminantes.

En el e.GO Mover, el computador central ProAl coordina las informaciones captadas por diversos sensores y utiliza la llamada inteligencia artificial – capacidad de elegir la mejor opción entre varias opciones pre-establecidas – para viabilizar funciones de dirección autónoma.

“Inicialmente, esperamos que las actividades de conducción automatizada sean cada vez más comunes en las instalaciones de empresas y depósitos de logística, en puertos o en ambientes agrícolas. En tales condiciones, las operaciones tienden a ser recurrentes y los ambientes no son muy complejos”, explica WolfHenning Scheider, CEO de ZF.

Equipado con sistemas eléctricos avanzados de dirección y de frenos, el e.GO Mover podrá utilizar asistencias de conducción de nivel 4, anterior al nivel 5 que es automatización total, y que no requiere ninguna intervención humana. En ambos casos, el sistema de conducción autónoma es capaz de manejar, frenar, acelerar, monitorear el vehículo y las vías de tránsito, así como reaccionar frente a determinados eventos, decidir el cambio de carril, tomar las curvas y reconocer las señales de tránsito.

Pero en el nivel 4, primeramente el sistema debe notificar si las condiciones son seguras y sólo así el conductor puede accionar el modo autónomo. También en este nivel, el vehículo no puede operar en modo autónomo ante situaciones dinámicas del tráfico tales como embotellamientos o en ingresos a autopistas.

Líder mundial en producción de componentes de sistemas automotivos, ZF concentra sus actividades en cuatro campos: conducción autónoma, accionamientos eléctricos, sistemas integrados de seguridad y control del movimiento vehicular.

Para permitir la amplia conexión en redes entre los sistemas que desarrolla, la empresa con sede en la ciudad de Friedrichshafen configuró su propia Nube de Internet de las Cosas (IoT). En abril de este año, se asoció a Sync Alliance, una plataforma con padrón unificado de varias empresas del sector automotor que permite transmitir de modo seguro versiones más recientes de software, directamente desde la nube para los vehículos.

“Queremos proveer soluciones de sistemas que puedan atender todos los requisitos potenciales cuando se trata de la movilidad del futuro”, concluye el CEO de ZF.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.