OpiniónConstanza Moreira en Buenos Aires

Constanza Moreira se presentó en el auditorio del Bauen Hotel de Buenos Aires, el domingo pasado junto a representantes de los movimientos y partidos políticos que apoyan su candidatura, los cuales disertaron brevemente acerca de por qué apoyan la candidatura de las senadora Constanza Moreira.

0

Inició la rueda de disertaciones el escritor Enrique Ortega Salinas (Izquierda en Marcha), quien en breves minutos y de manera casual e inteligente, manifestó acerca de la necesidad de llevar a cabo una revolución en el marco de las ideas, junto a Constanza Moreira como presidenta, haciendo hincapié en el rol del intelectual comprometido que deja su espacio de privilegio y legitima en acto sus palabras.

Agradable y distendida fue la exposición de la senadora y precandidata del Frente Amplio acerca del Uruguay y su circunstancia, dejando en claro las diferencias sustanciales con el otro precandidato, Tabaré Vázquez, y la necesidad de dar lugar a un nuevo Frente Amplio, donde los principios fundacionales vuelvan a tener su espacio de privilegio y lograr el recambio generacional indispensable para hacer frente a las exigencias de un milenio difuso y a la oposición: la derecha ávida, pacata y mezquina, que avanza con la inestimable ayuda de las corporaciones mediáticas y cifras millonarias en dólares, aplicados a la campaña por la Presidencia.

Otra de las puntualizaciones que hizo Constanza Moreira en el anfiteatro del Hotel Bauen, fue sobre la presencia de la mujer en política, tan difícil de lograr en un país tan machista como la Banda Oriental, agregando también otro gran problema y es “que están siendo estigmatizados los jóvenes y las clases pobres de este país”. Considera que hay que contrarrestar toda esa demanda de represión sobre los jóvenes “que está brava y dura, y no ayuda a nada” hacer que el Estado asuma la responsabilidad de los jóvenes en situación de riesgo y marginalidad devenida por la exclusión de los mismos en los estadios marginales y pobres, aplicando un no rotundo a la baja de la edad imputabilidad.

La senadora Constanza Moreira se refirió al Frente Amplio y sus dilemas, sumado al aburguesamiento de la tradición socialista de dicho movimiento, hoy ausente.

El planteo de una América Latina unida dejó una impronta para recordar, pues se manifiesta con una certeza inocultable que la anima a decir que a pesar de las divisiones existentes en Suramérica, llegará el día en que las fronteras dejarán de existir, como así también la mención a los derechos humanos, que “en la Argentina fueron aplicados de manera ejemplar (…) por algo el juez Garzón ha elegido Argentina para vivir”, según sus porpias palabras; en Uruguay son una asignatura pendiente.

“A nosotros nos cuesta muchísimo más innovar en política. Quizá es porque nuestros dirigentes son muy viejos y, al momento de elegir entre el riesgo y la cautela, optan por la cautela”, dijo Constanza, y agregó en cuanto a logros del actual gobierno: “se avanzó muchísimo con las leyes del matrimonio igualitario, la despenalización del aborto y del cannabis, pero no surgió de una agenda que haya venido de ‘arriba’ hacia ‘abajo’, sino a la inversa”. Constanza Moreira es, a mi sentir y pensar, la única alternativa válida para que el Frente Amplio represente a la izquierda uruguaya, hoy un tanto indefinida en sus fines.

Constanza Moreira, a mi humilde parecer en su actitud, plena de verdad y dignidad, en temple, conocimiento y la coherencia que la apuntalan de manera firme e inclaudicable, es la última oportunidad en esta generación de convertir los principios en fines, en solidaridad, con los valores en los que prima la igualdad de derechos, el bienestar de la comunidad y el tránsito hacia el modelo social que plantea, en absoluto traumático para el pueblo, quizás sí para los corporativistas neoliberales y oligarcas, que verían jaqueado un tanto su estilo de vida parasitario y depredador.

Constanza Moreira, una candidata que reúne en su persona la cualidad y condición para marcar un destino, el de la Banda Oriental del Uruguay, en una conducta heroica que establezca un camino a seguir, con las prisas y urgencias del presente, con la impronta de todos los que han dejado sus vidas, por ideas e ideales que hoy, más que nunca, esperan verse cristalizados.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.