SERÁ LA PRIMERA VEZ PARA LOS CROATAS EN EL PARTIDO DONDE SE DEFINE EL TÍTULOCroacia le dio vuelta el partido a Inglaterra y llegó a la final

0 138

Croacia hizo historia y llegó por primera vez a la final de un Mundial: venció 2-1 a Inglaterra, en el alargue, y consiguió el boleto directo al último partido de Rusia 2018 que definirá el domingo contra Francia.

La historia no arrancó de la mejor manera para los croatas, que antes de los cinco minutos de juego ya perdían 1-0 por un buen gol de tiro libre de Kieran Trippier.

La alegría era inglesa porque el equipo manejaba mejor la pelota y pegó de arranque, para mantener la tranquilidad en una semifinal complicada.

Pero la historia cambió por completo en el complemento. En una jugada peligrosa, Perisic se adelantó al defensor Walker y con mucho esfuerzo logró mandar la pelota dentro del arco.

El 1-1 motivó a Croacia, que fue con todo por un nuevo gol para evitar la definición por penales. Claro, lo que no pudo evitar fue el alargue.

Pero en ese momento el que no falló fue Mario Mandzukic, el delantero que dijo presente en el momento más esperado y acertó el 2-1 definitivo que liquidó las esperanzas de Inglaterra y catapultó a Croacia a la primera final en su historia.

El Mundial se definirá el domingo, entre Francia y Croacia, dos equipos que superaron a la Selección Argentina durante el Mundial. Inglaterra jugará por el tercer puesto, ante Bélgica.

En los instantes finales era un momento sublime para Croacia, para gozar. Todo de la mano de esos croatas valientes en el esfuerzo, pero mucho más en el juego. Se acababa el partido y era la explosión. Era para ver y sentir. Mandzukic, el del gol de la victoria ya reemplazado, corre desde el banco hacia la cancha llevando a upa y exaltando a Modric, al fenómeno, a un futbolista total, al que reinventó a su equipo pidiendo la pelota y moviéndose, ofreciéndose al toque y a la descarga.

Ahora festejan todos detrás del arco de los dos goles de la hazaña. Pero hay uno que falta. Que no llega porque no puede caminar. Es Perisic, el dueño del primer grito y el que abrió el segundo, el que no paró de ir y de venir, de lastimar, si hasta arengó a su gente cuando se advertía que Inglaterra estaba superada por esa furia croata.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.