En los últimos dos meses más de 160 fueron violentadasDefensoras nicaragüenses, blanco de ataque del gobierno de Ortega

0 69

En entrevista con Cimacnoticias, las defensoras de Derechos Humanos, Evelyn Flores y Juana Antonia Jiménez, conversaron sobre los acontecimientos ocurridos en Nicaragua desde abril pasado, cuando la población se congregó en una marcha en protesta por la reforma previsional, teniendo como respuesta del gobierno la represión que ocasionó la muerte de 212 personas, y más de 1.300 personas heridas.

Ambas coinciden en que defender los Derechos Humanos en medio de esta crisis se ha vuelto aún más difícil, pues las defensoras se convirtieron en un blanco de ataque, al grado que no están seguras ni en sus casas.

Desde hace 10 años, cuando Daniel Ortega asumió el poder, el hostigamiento, asesinatos y amenazas contra defensoras, ha provocado que más de 200 de ellas hayan sido víctimas de algún tipo de violencia.

Sembrar miedo y silenciar voces

La representante nacional de la Red de Mujeres contra la Violencia, Evelyn Flores, comentó que el gobierno de Ortega busca “sembrar miedo, silenciar sus voces y romper la cohesión social que se ha construido en el país bajo el lema: “Nicaragua te peleamos o te perdemos”.

Dijo también que el gobierno amenazó a las defensoras con tenerlas identificadas y que muchas han buscado refugio en otros países, pero para la mayoría esta situación no es tan fácil debido a las dificultades económicas y por la demora en la respuesta de los países donde se solicita el refugio.

De acuerdo con datos proporcionados por Flores, en los últimos dos meses más de 160 defensoras han sufrido algún tipo de violencia, de las cuales sólo 16 tienen medidas cautelares, 12 se han desplazado de sus territorios, 7 dejaron el país y el resto sigue en espera.

“El gobierno ha asegurado activar el mecanismo de represión que irá más allá de una simple amenaza”, dijo agregando que en redes sociales circulan “unas listas” con los nombres y direcciones de las defensoras, que sirven para que los grupos paramilitares identifiquen dónde pintar amenazas con sangre o qué casa deben quemar o balacear.

En este sentido, declaró que esta situación es muy grave, pues no sólo se pone en riesgo la vida de las defensoras, sino también de sus familias. Recordó que al principio de los dos periodos presidenciales de Ortega, la violencia ejercida por sus grupos acontecía en las calles o en los lugares de trabajo, pero no en los hogares.

Amenazas, calumnias, vandalismo

Señaló que el gobierno ha empleado recursos estatales para difundir “calumnias” que desprestigien las décadas del trabajo de las defensoras, así como los espacios de comunicación. También se ha asesinado a periodistas que tienen posturas contrarias al gobierno, con el fin de acallar las voces de lucha y mostrar en los medios de comunicación una imagen tergiversada de lo que ocurre en el país.

Flores lamentó que lo anterior posibilite que los actos de vandalismo de las y los seguidores de la “dictadura sandinista” queden en la impunidad, y ejemplificó con los grupos de jóvenes conocidos como “turbas sandinistas”, que son enviados por el gobierno para cometer actos de vandalismo en lugares emblemáticos y culpar de éstos a las y los líderes del movimiento.

Explicó asimismo que ante las pocas opciones de seguridad, hace cuatro semanas, la población nicaragüense colocó tranques (barricadas) en diversas zonas de sus ciudades para obstaculizar el paso de los paramilitares, lo que ha dificultado el tránsito de los transportes que abastecen los hospitales con medicinas y a los comercios con alimentos.

Alertó que de no recibir apoyo o ayuda de alguna otra institución u organización, el panorama para Nicaragua se ve sombrío, pues el número de personas fallecidas podría ser mayor debido al recrudecimiento de la violencia.

Sinónimo de muerte

En entrevista por separado, la directora ejecutiva del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), organización de Derechos Humanos, Juana Antonia Jiménez, lamentó que ser defensora en Nicaragua sea sinónimo de muerte, pues desde enero de este año viven acoso de paramilitares y grupos afines al gobierno, amenazas por parte de la Policía Nacional a través de llamadas telefónicas, se les fabrican delitos, las agreden físicamente y les toman fotos.

Ante el panorama de violencia que vive Nicaragua, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), anunció la instalación del Mecanismo Especial de Seguimiento Para Nicaragua (Meseni), que dará seguimiento a las recomendaciones hechas tras su visita al país, así como el envío de su equipo técnico, el cual llegó el 24 de junio y se quedará hasta que lo requiera el país.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.