10 preguntas a Alberto“Dirigir es preparar una autopista”

0 95

Él es director, actor, docente y murguista, en su juventud soñaba con ser futbolista, pero debido a cosas de la vida eso no se dio, igualmente este completo artista sin dudas a triunfado en todas las áreas a las que se dedica.

En este momento se encuentra dirigiendo la obra infantil “Barcos de Papel” teniendo de protagonista a la cantante Laura Canoura, Alberto “Coco” Rivero, se somete a las 10 preguntas de LA REPÚBLICA para contarnos todo sobre todas sus profesiones, sus ganas de estudiar para ser director técnico, que le queda por hacer en su carrera y mucho más.

1 – Sos actor, director, docente, murguista, pero ¿cuál de estas profesiones te tira más?

En realidad, todas, porque son formas diferentes de narrar, son diferentes formas de hacer lo que más me gusta que es contar, entonces, cuento como director, como actor y como murguista.

2 – Muchas veces dijiste que sos un futbolista frustrado ¿por qué nunca se dio?

Cuando jugaba al fútbol hace muchos años era otra la realidad del país y elegí no jugar al fútbol sino hacer otras cosas, estamos hablando de la salida de la dictadura y mi vida fue por otros caminos absolutamente diferentes a los del fútbol. Llegué a hacer teatro años después producto también de elecciones que me fueron llevando a eso, pero en realidad lo del fútbol es algo que ha quedado pendiente, que en algún momento retomaré, en otro rol, pero tengo muchas ganas no sé si me dará el tiempo y sobre todo las ganas (risas)

3 – Sé que tenés ganas de hacer el curso de director técnico, ¿cómo te visualizás en ese rol?

Igual que en cualquier otro rol, para las cosas que uno hace lo necesita es tiempo y estudio para hacerlo seriamente, para ejercer debería hacer el curso e implica tiempo y de alguna manera mis otros oficios me consumen tiempo, ojalá pudiera hacer el curso de técnico, tengo ganas para poder ejercer ese rol, lo que más me interesa es si fuera director técnico, ser de inferiores que es lo que más me atrae porque también estas cerca de lo que uno puede sentir cuando ejerce la docencia, eso sería lo más atractivo en mi caso.

4 – ¿Cómo fue que entraste en la docencia teatral?

Azarosamente, yo había terminado Emad(Escuela Multidisciplinaria de Arte Dramático) en el 95, mis primeros pasos en teatro habían sido en el IAVA como estudiante en un taller estuve tres años allí, después fui haciendo talleres por ahí y cuando terminé la Emad una de las cosas que me interesó fue devolverle al IAVA que había sido mi espacio de formación, devolverle cosas que había aprendido y empecé a dar clases ese año en la Emad en un taller de teatro y después se fue dando casi naturalmente, me invito María Acuña a ser docente de la escuela de ella, después di clases en talleres y ahora sigo siendo docente en la Emad, como casi todas las cosas en la vida de todos se van dando sin que uno no se dé cuenta.

5 – En este momento estas dirigiendo Barcos de Papel, ¿cuáles son los desafíos de dirigir a nada más y nada menos que a Laura Canoura?

Barcos de Papel es la excusa para hacer un espectáculo donde Laura tenía ganas de cantar canciones, no de niños, sino para los niños, para ese público fundamentalmente y nos encontramos con este espectáculo Barcos de Papel en la idea de que cada vez vemos menos esto en las calles en los días de lluvia, producto también de la canción y ganas de un set de canciones que fuimos buscando, lo interesante es hacer que el espectáculo siga siendo Laura Canoura, pero que tenga un perfil que pueda generar diversión y entretenimiento durante una hora ,tanto para grandes, como para niños, la mayor parte del público, debido a Master Class el público grande que sigue a Laura son mayores son gente de mi edad, pero bueno con este barco de papel la idea es acercar la voz de Laura a generaciones más jóvenes.

6 – ¿Es la excusa entonces para que vaya toda la familia?

Si totalmente, es increíble la cantidad de gente de variadas generaciones, niñas, niños, madres, padres, la verdad que hay un clima increíble.

7 – ¿Cómo director qué pensás que no debe faltar en un espectáculo infantil?

Yo dirigí dos obras infantiles, esta y una en al año 2000 que se llamaba “Fantasma Bajo Mi Cama”, cuando dirigí esa obra apuntaba desde el minuto uno a hacer reír a los niños, enfocada para el público infantil. Este espectáculo y eso tiene que ver con las enseñanzas que nos ha dejado creo que a todos y la contemporaneidad Pixar, es que el espectáculo debe atraer desde el minuto cero a los grandes y a los niños, entonces es un canal que tenemos abierto en nuestro espectáculo es la música, que atraviesa a todas las generaciones.

Entonces dejar fluir la música ha sido como un evento que ha interesado como para entender de poder conectar la platea y los que están arriba del escenario en la misma sintonía, una de las cosas es una excelente ejecución musical, temas interesantes que puedan atraer a diferentes públicos y un evento visual claro y bello, creo que con esos tres puntos es que hemos trabajado seriamente sobre este espectáculo, no sé si hiciera otro si tomaría estas puntas como evento o tomaría otras nuevas, esto lo aprendí en esta obra.

8 – ¿Es un mito que el público infantil es el más exigente?

Es un mito, la gente se aburre o no, la única diferencia es que los niños lo muestran sin pudor, es eso, pero en realidad los grandes también nos aburrimos, pero capaz que lo disimulamos más porque bueno hemos aprendido a mentir más de lo que mienten los niños (risas), pero un niño se aburre y un adulto se aburre , creo que todos los públicos son exigentes en su medida.

9 – Vos que has estado de los dos lados, ¿qué diferencias hay entre actuar y ser director?

Muchas, un millón de diferencias si tuviera que hacer sintéticamente dirigir es preparar una autopista para que los autos que van en ella puedan transitar con la mayor libertad posible y como actor sos uno de los que maneja libremente por esa autopista que la tiene que conocer porque si no es imposible disfrutarla.

10 – ¿Qué le queda a Coco Rivero por hacer en su carrera?

Todo (risas), cada vez que hago algo el único secreto que tengo es que hice un proceso de las cosas que hice antes, siempre que haces algo nuevo, empezás a aprender, estas todo el tiempo ante la duda, ante la incertidumbre, así que me queda todo por hacer.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.