Para la competencia electoral del 2019 ya se manejan nombres... mayoría masculinos¿Es que no hay más mujeres candidateables?

1 337

Falta un año para las elecciones internas de los partidos políticos, pero quien más quien menos ya está barajando nombres, al menos para la fórmula presidencial, no solamente a la interna de las colectividades, sino en los medios de comunicación, en redes sociales, en la opinión pública.

El Frente Amplio es la única colectividad política que en julio 2017 aprobó en Plenario una moción , presentada por las bases, estableciendo la paridad en las listas para cargos electivos. Sin embargo, sus distintos sectores no coinciden en la interpretación de esa resolución.

Desde el Partido Socialista, la senadora Mónica Xavier no tiene dudas de que la paridad debe abarcar no solamente las candidaturas para ocupar bancas en el Parlamento, sino también a la fórmula presidencial: en ambos niveles se trata de cargos electivos.

Coincide con la postura de Xavier Casa Grande, que lidera Constanza Moreira, sector en el que incluso se resolvió que sólo se va a apoyar al candidato o candidata presidencial que garantice paridad.

En el Movimiento de Participación Popular (MPP), y sin perjuicio de que el sector en un plenario nacional aprobó en noviembre de 2007 una resolución aprobatoria de la paridad en las listas, no hay acuerdo e incluso algunos dirigentes afirman que esa decisión se dejó sin efecto. La vicepresidenta Lucía Topolansky advierte que habrá dificultades para aplicar la paridad, porque cada sector “tiene sus lógicas para armar las listas”.

Por su parte, el representante del MPP en la Mesa Política del FA , Jorge Meroni, asegura que la resolución de tal plenario no abarca la fórmula presidencial sino solo las candidaturas al Parlamento y aún esto “en la medida de lo posible”. Meroni no oculta su desacuerdo con la paridad, que encuentra “discriminatoria” porque a juicio el problema no es de paridad sino de capacidad.

Desde el Partido Comunista, el diputado Gerardo Núñez opina que es importante y políticamente adecuado que haya paridad de género también en la fórmula presidencial.

Complicación adicional es que Asamblea Uruguay y el Nuevo Espacio se habían abstenido de votar la moción aprobada en el Plenario de julio de 2017, porque no habían discutido el asunto en su orgánica.

Mientras la paridad es llevada y traída por los sectores, en una pugna que parece mostrar la hilacha del miedo a perder poder de los varones, tanto como de lo lejos que se está del cambio cultural indispensable para superar la discriminación de género, las cúpulas del FA manejan candidaturas presidenciales con nombre y apellido: José Mujica, Danilo Astori, Daniel Martínez, Ernesto Murro, Mario Bergara, Oscar Andrade, Yamandú Orsi, todos varones y una sola mujer: Carolina Cosse.

Esta realidad detonó una alerta en la Unidad Temática de Género del FA: ¿no hay más mujeres? De seguro las hay y muchas, por lo cual es urgente sacarlas de la invisibilidad.

Uno de los peligros es que las cúpulas pretendan zanjar la cuestión sumando una vicepresidenta como gesto de modernidad, y no es eso lo que quieren y mucho menos lo que merecen las políticas frenteamplistas.

Por ahora desde esa Unidad van apareciendo, además de Cosse, otros nombres femeninos: Mónica Xavier, Lilián Kechichián, Constanza Moreira, Cristina Lustemberg, pero la lista no está cerrada ni mucho menos. Claro que no alcanza con nombrarlas: hay que proponerlas y promocionarlas, en los medios, en las redes sociales, en la opinión pública, al igual que ya se está haciendo con los varones.

Desde el departamento de Rocha se propone una campaña al efecto, con la consigna “Es nuestra hora”. Otras frenteamplistas rescatan el lema de la campaña anterior: “Mujeres listas para las listas”, que podría ser válido para la actual, aunque habría que modificar la estrategia: más impositiva, al amparo de que la paridad ya es parte del Programa de gobierno del FA.

Cecilia Wernik, una de las coordinadoras de la Unidad Temática de Género del FA, recordó que en ese programa se menciona como orientación estratégica la implementación efectiva de la paridad en el gobierno, sujeta a control e incluyendo a todos los cargos públicos sin excepción.

Coherentemente con esos antecedentes, en las propuestas que elaboró este año la Unidad Programática de Género para la Comisión de Programa, se reafirma la necesidad de seguir pensando en la paridad. “Tenemos que ser coherentes con el discurso y con nuestras prácticas. Si reconocemos que hay una desigualad estructural que tiene que ver con la dimensión de género, tenemos que tratar de disminuir esa brecha. Es un tema de principios ideológicos”, afirmó a Wernik a “La Diaria”.

Es hora de que Uruguay y el FA democraticen su funcionamiento interno para facilitar las campañas electorales a mujeres y jóvenes. Lo que se quiere es transformar el espacio político, democratizarlo, hacerlo coherente entre dichos y hechos. También abrir espacios para las nuevas generaciones de mujeres empoderadas.

Y no hay tiempo que perder: el próximo Congreso del FA se realizará los días 1 y2 de diciembre próximo. Antes, a principios de setiembre, el Plenario aprobará las candidaturas para llevarlas al Congreso.

Los demás partidos políticos que competirán en 2019 no se han comprometido con la paridad y las mujeres son igualmente invisibles. La excepción es la inclusión de Verónica Alonso entre los presidenciables masculinos que suenan en el Partido Nacional: Luis Lacalle Pou, Jorge Larrañaga, Enrique Antía, Carlos Iafigliola y Juan Ramírez Saravia.

En el Partido Colorado, solo se menciona a Ernesto Talvi, José Amorín Batlle y Fernando Amado.

Y luego hay tres partidos donde no habrá competencia interna: el de la Gente bajo el liderazgo de Edgardo Novick; el Independiente con Pablo Mieres y Unidad Popular con Gonzalo Abella.

También podría gustarte
1 comentario
  1. Lucy Carmichael dice
    En cuestiones de género, Uruguay a la cola de América Latina.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.