#OpiniónFractales

0 9

Los asuntos son de mucha intensidad y de un contexto frágil, el empuje del carro se nota y vale la pena si llegamos, aunque el llegar no significa que termina, empieza otro camino.

Todo pasa rápido, tanto que olvidamos lo importante, cobramos al grito, respondemos también a una publicidad, somos negligentes ante una oportunidad de empezar cada día.

Desaprovechando y culpando a un sistema inventado por nosotros mismos. El derecho a reclamar no es cuestionado jamás y menos el de buscar responsables. Pero la única forma, de no banalizar la lucha, es poniendo todo y apoyando a los compañeros , y no usándolos.

La única forma es defender con pasión aquello en lo que creemos sin faltarle el respeto a esos quienes llevan en las venas su llama y defienden con respeto al otro su derecho. En letras o en palabras contagiar eso no es fácil. ¡Qué maravilloso sería trasladar eso con letras! El respeto y la palabra valen mucho.

Un contrato para mí es la mirada y el apretón de mano. Aunque las leyes y los papeles te hagan cuestionar la lealtad del ser humano, yo aún creo y confío en la Humanidad.

Porque la máquina más perfecta de este mundo es el ser humano y la más impredecible, y eso lo hace maravilloso.

Salú!

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.