Homenaje a la diputada Sanseverino¡Hasta siempre Bertha!

0 259

El lunes 18 de junio llegó la noticia y el golpe fue fuerte: la diputada frenteamplista Bertha Sanseverino había muerto, su corazón le jugó una mala pasada…

Lo primero fue la sorpresa; aunque esperaba una intervención cardíaca, no se pensaba en semejante desenlace. Pero llegó y hubo que asumirlo con dolor por la pérdida. Sin embargo, lo que se evocó inmediatamente fueron sus valores, con evaluación unánime: calidad humana, luchadora, trabajadora, comprometida, responsable, generosa, solidaria. Feminista antiracista, antihomofóbica y defensora de todos los colectivos discriminados…

Ferviente defensora de los derechos humanos en general y de los de las mujeres en particular, Bertha Sanseverino tuvo una relación estrecha con La República de las Mujeres. Siguió su trayectoria, se interesó, aportó, facilitó todo lo que estuvo a su alcance, apoyó con calidez y entusiasmo.

Escribía sobre los temas en los que trabajaba y sobre otros que consideraba importantes para la sociedad, para las mujeres, para niñas y niños. Nos enviaba regularmente sus notas con humildad típica, por si nos servían… Y se publicaban, porque siempre eran de interés.

Hoy que ya no está físicamente aunque siempre estará su huella profunda y su incansable siembra, queremos publicar la última nota que nos envió, preocupada por el hambre de una buena parte del mundo, confrontada con el irresponsable desperdicio de alimentos que propicia la sociedad de consumo.

Pérdidas y desperdicios de alimentos

El desperdicio de alimentos afecta a todos los países, llegando a cifras tan alarmantes como las que señalan que un tercio de los que se producen en el mundo terminan en la basura, lo que equivale aproximadamente a 1. 300 millones de toneladas al año.

Las pérdidas suceden principalmente durante la producción, poscosecha, almacenamiento y transporte, mientras los desperdicios se presentan durante la distribución y consumo, servicios de venta de comida y desecho de alimentos -que aún tienen valor– en los hogares.

Ambos tienen importantes implicaciones ambientales, sociales y económicas e impactan la sustentabilidad de los sistemas alimentarios.

El caso uruguayo

Con respecto a Uruguay, la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) presentó recientemente el “Estudio sobre pérdidas y desperdicios de alimentos en Uruguay”. Se trata de la primera investigación de su tipo en nuestro país y revela que un 11% de la oferta disponible para el consumo humano se perdió o desperdició entre 2011 y 2016. Este resultado representa alrededor de un millón de toneladas al año, con un valor estimado de 600 millones de dólares.

La Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible proponen reducir a la mitad el desperdicio per cápita a nivel global en los niveles de venta y consumo, y reducir la pérdida de alimentos en la cadena de producción y suministro, incluyendo las que se producen en la poscosecha.

El 29 de setiembre de 2015 se desarrolló el Primer Diálogo sobre Pérdidas y Desperdicios de Alimentos, organizado por la oficina regional de FAO.

Muchos países ya han constituido comités o grupo de trabajo intersectoriales: Argentina, Chile, Brasil, Costa Rica, Cuba, Ecuador y muchos otros están preparando dichos espacios.

Un programa nacional

La multiplicidad de causas que generan las pérdidas y desperdicios y su complejidad, amerita la creación de un programa nacional que tendrá por objetivo coordinar, proponer e implementar políticas públicas al respecto. Y ello en el marco de amplias coordinaciones con los sectores público, privado, sociedad civil, academia, ,organizaciones internacionales.

Los objetivos prioritarios de ese programa serán: impulsar una política pública que permita contrarrestar las altas cifras de pérdidas y desperdicios; aumentar el aprovechamiento de los productos alimenticios disponibles para el consumo humano.

Serán tareas fundamentales: sensibilizar, capacitar, movilizar y responsabilizar a los productores, transformadores y distribuidores de productos alimenticios, a consumidores y asociaciones y a toda la sociedad de la importancia de realizar un manejo adecuado de los alimentos, priorizando como destino final el consumo humano y promoviendo una vida digna para todos los habitantes.

A la brevedad estaremos presentando un proyecto de ley al respecto.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.