Fracaso para formar un nuevo gobiernoItalia hacia nuevas elecciones, todos los escenarios posibles

Italia se encamina hacia nuevas elecciones después de que las fuerzas políticas no llegaran a un acuerdo para salir del bloqueo político tras el complejo resultado de las legislativas del 4 de marzo, por lo que se barajan varias fechas para los comicios: julio o inicios de 2019.

0 38

Después de más de dos meses de negociaciones sin resultados, el presidente Sergio Mattarella certificó el lunes la imposibilidad de formar un gobierno y propuso uno “neutro” que lidere al país hasta diciembre. La coalición de derecha liderada por la Liga (extrema derecha), la más votada con 37% de los sufragios, el Movimiento 5 Estrellas (antisistema, que obtuvo el 32% en solitario) y el Partido Democrático (PD, centroizquierda, 19%) no lograron llegar a un acuerdo tras una serie de vetos recíprocos.

Ante ello, Mattarella propuso un plan que incluye la designación de un jefe de gobierno de consenso, por encima de las partes, que gobierne hasta diciembre y que permita en ese lapso de tiempo redactar una nueva ley electoral y aprobar la ley de presupuestos que tranquilice a los mercados. Las elecciones en ese caso se celebrarían a inicios de 2019.

Pero la Liga (de extrema derecha) y el Movimiento 5 Estrellas (M5E, antisistema), que suman la mayoría absoluta en el Parlamento, no están dispuestas a aprobar ese gobierno neutro y quieren que se convoquen elecciones en julio. Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi, aliado de la Liga, apoya esa opción pero a regañadientes, por temor a perder ulterior influencia.

Berlusconi, que está inhabilitado políticamente hasta 2019 por fraude fiscal, sueña con entrar de nuevo por la puerta grande del Parlamento y le convendría que las elecciones fueran el próximo año. La propuesta del presidente de un gobierno neutro cuenta con el apoyo del PD, la izquierda radical y pequeños partidos del centro, algunos de ellos corren el riesgo de desaparecer del escenario político.

Lo que el presidente desea evitar

En caso de que el ejecutivo “neutro” no obtenga la confianza del Parlamento, el escenario más probable, dada la oposición de los dos mayores partidos, sería que el presidente de la República disuelva el Parlamento y convoque nuevas elecciones. Si la disolución se lleva a finales de mayo, los comicios se pueden celebrar en la última semana de julio (del 22 al 29 de julio), debido a los plazos legales para organizar el voto de los italianos en el extranjero.

Mattarella advirtió que en ese caso se corre el riesgo de una elevada abstención ya que se está en plenas vacaciones de verano (boreal). También reconoció que si se celebran nuevos comicios con la ley electoral vigente, considerada la causa del actual bloqueo político, se podría repetir el resultado del 4 de marzo. El presidente, la única figura institucional que puede decidir la disolución del Parlamento, podría posponer su decisión unas semanas, de manera que las elecciones se lleven a cabo en el otoño boreal.

Durante esas semanas se podría adoptar un nuevo sistema electoral. Pero no habría tiempo para aprobar la ley de presupuestos para 2019, lo que implicaría la subida del IVA antes del final del año, según advirtió el mismo Mattarella, que también teme presiones de las finanzas internacionales. Para el presidente, Italia necesita un gobierno urgente por lo que instó a los partidos políticos a hacer frente a sus responsabilidades políticas.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.