#IdearioMéxico y Venezuela en la balanza del imperio

0 126

El imperio no existe para muchos, así que podemos llamarle: fuerza continental hegemónica y así todos contentos. Lo cierto es que en estos dos casos, se puede ver el doble estándar con que se juzga la política en América Latina. Por un lado, tenemos un país colonizado con una docena de dueños hechos a partir del dinero público (robo), a las concesiones (contratos directos) e inmersos en la más absoluta impunidad y por otro, una nación que no se doblega ante Washington preocupada en atender a los sectores pauperizados. Este anti-imperialismo (¡perdón!) es la fuente de recibir una agresión permanente comole sucede a Siria en el Cercano Oriente.

La bandera levantada en ambas coyunturas es la democracia, sin embargo, la situación es diferente en extremo. En Venezuela se respeta el voto y la disputa se centra en la inconformidad de la oposición que se sabe derrotada. Ellos repiten las palabras del presidente norteamericano cuando aseveróen campaña que: solamente se demostraría democracia si él ganaba.

En el caso mexicano, el triunfador es Andrés Manuel López Obrador (AMLO) quien le lleva 20 puntos al segundo. A pesar del dictamen ciudadano, el gobierno y los funcionarios al servicio de los patrones Forbes, se han enfrascado en cometer un nuevo fraude (tres en los últimos cinco comicios), esta vez con sabor a golpe de Estado. En tal sentido, ha comenzado la guerra entre encuestadoras, volviendo a escena la tristemente célebre Gea-Isa, una empresa demoscópica priísta cuyo propietario, Federico Reyes Heroles, es el hijo de un conocido ex secretario tricolor y él mismo, dirigió la archi corrupta Pemex. A semanas de que un periódico tan prestigioso como Reforma publicara una encuesta que le daba a AMLO 48% de las preferencias y al segundo, Ricardo Anaya, alrededor del 26%, Gea-Isa sorprendió a todos reduciendo el margenentrambos a tan solo 5%.

Estamos ciertos cuando se defiende que los guarismos de estas empresas responden al contratante. Lo reprobable es lo explicitado por el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello. El consejero manifestó públicamente su acuerdo con los datos de Gea-Isa, un hecho desconcertante que chocó contra pared cuando la reciente encuesta del periódico ¡derechista! El Financiero, regresó las aguas a su curso afirmando que la diferencia seguían siendo 20 puntos (en realidad 25).

A la triste declaración del mencionado consejero se agrega otra no menos rocambolesca. En esos mismos días rectificó su posición de que el resultado electoral se daría dos o tres horas después de cerrada la última casilla. Merced a los caprichosos mandatos del poder, se sumó al Tribunal Electoral de la Federación cuando aseveró con gran descaro, que el mentado resultado se sabríapasada la medianoche, un absurdo ya que es abultada la diferencia entre el primero y el segundo. Por tanto, la yunta INE-Tribunal Electoral haclarificado su complicidad con el fraude al otorgar el tiempo suficiente para cometerlo. En otras palabras el fraude se ha oficializado.

No obstante, México uno de los países más desiguales y corruptos del mundo es considerado democrático mientras que Venezuela una dictadura,pese a demostrar su respeto a la urnas en distintas ocasiones, incluso, le entregó el Congreso a la oposición tras lo cual, estos legisladores dedicaron sus afanes parlamentarios a provocar la caída del presidente Constitucional Nicolás Maduro. A gritos exigieron nuevas elecciones adelantadas,ahora, seguros de que perderán, amenazan (junto altridente injerencista, Washington, OEA, Grupo de Lima) con una intervención militar y así acabar “la abominable dictadura”.

El argumento usado es la situación económica consideradade hambre, a tal punto que los caraqueños salen a la calles a cazar perros o ratas para comer. En comparación, México, un país “democrático” con instituciones fuertes debería mostrar la diferencia. Desafortunadamente, los datos no avalan tal desatino. El país azteca es uno de los mayores productores de pobres del mundo, ostentando un salario mínimo brutalmente alicaído (4.4 dólares al día). En este suelo hay 60 millones de pobres y 20 millones en extrema pobreza, es decir, no comen ni perros ni ratas. A eso se añadela inseguridad incontrolable que define a la Nación de Juárez como un cementerio a cielo abierto.

Según la periodista argentina, Stella Calloni: Estados Unidos y sus socios preparan en silencio un brutal “Plan para acabar con la dictadura de Venezuela”: el “Golpe Maestro”… Panamá, Colombia, Brasil y Guyana son puntos claves del movimiento militar, con el apoyo de Argentina y otros “amigos”, bajo control del Pentágono. Ya tienen preparadas las bases que ocuparán, los países de apoyo directo (fronterizos), y hasta hospitales y centros donde acopian víveres para sus soldados.

A los respetuosos de las urnas, un ataque militar regional dirigido por el Comando Sur, en cambio, a los estafadores, corruptos y asesinos (hecho verificado en los 200 mil muertos y 30 mil desaparecidos en una guerra fallida en contra del narcotráfico,junto a 93 políticosinmolados en las presentes elecciones) el título de demócratas. Una paradoja que no debe sorprendernos, porque el olor a golpe domina el sub-Continente. La derecha neoliberal extendió sus raíces y extirpar esta mala yerba representará más que discursos y buena voluntad.

Las elecciones realizadas en Venezuela las ganó Nicolás Maduro. El actual presidente obtuvo 3.8 millones de votos contra 1.8 de su contrincante, el ex chavista Henri Falcón. Una victoria en la que solamente participó el 48% del electorado gracias a la gran campaña nacional e internacional por la abstención impulsada por quienes prefieren la solución armada. Con esta victoria indiscutible del chavismo, lo que queda es reconquistar gobernabilidad ante una oposición sin argumentos, dependiente de Washington al 100%. Entretanto, Trump y otros secuaces, ha catalogado los comicios multicitados como una farsa: el burro hablando de orejas.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.