A las pruebas nos remitimosLa revolución será feminista o no será…

3 38

El 8 de marzo decenas de miles de personas –mujeres de todas las generaciones la mayoría pero varones, niñas y niños también hubo- expresaron clara y contundentemente su malestar con la sociedad en la que vivimos y la decisión de cambiarla. En el interior del país sucedió lo mismo y en casi todo el resto del mundo también.

En Montevideo más de trece cuadras de la Avda. 18 de Julio quedaron literalmente cubiertas por una marea humana, que pletórica de convicción, energía y entusiasmo coreó reivindicaciones muy concretas.

Un río militante que no deja de aumentar su cauce le puso el cuerpo y la voz a una lucha que viene de muy atrás, pero cuyas pacifistas batallas cuesta ganar. El paro de mujeres para marchar por sus derechos, que se realizó por primera vez en 2017, se repitió en 2018 más diverso y completo aún en sus reclamos y propuestas.

Un antes y un después en la lucha feminista, que no tiene marcha atrás y marca un quiebre tanto en la decisión como en el ritmo de exigencia. Las diversidades del amplio colectivo no opacan el impacto, “impresionante” como definieron muchas personas que no marchaban, pero asistían casualmente a un fenómeno que no las dejaba indiferentes.

En esta oportunidad preferimos que hablen las imágenes, más valiosas que mil palabras.

También podría gustarte
3 Comentarios
  1. berto dice
    LIBRES DE QUE
  2. Soyyo dice
    “SI NO ES FEMINISTA NO SERÁ” MUY FUERTE… LA MOTO SE FUE LEJOS…ALGUIEN QUE LA PARE!
  3. Fernando Staino dice
    NO DIGAN PAVADAS , ULTRAS FEMINISTAS .

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.