#OpiniónLos descontentos y desencantos

1 11

A un año y medio de las próximas elecciones el Frente Amplio no pasa por su mejor momento. Hay cierto grado de descontentos en la sociedad en general, pero sobre todo nos preocupan los descontentos y desencantos de los frentistas. Ello se nota en los diálogos con los amigos, los familiares, los frentistas cercanos. Las distintas encuestas lo reflejan.

La intención de voto al Frente Amplio está muy por debajo de las encuestas del tercer año de gobierno del período pasado, y por supuesto, de la votación en el 2014. La parte más importante de votantes frentistas que no eligen al FA van a los indecisos. En octubre de 2019 definirán. No están perdidos. Pero la novedad es que una parte de los votantes del FA expresan las posibilidades de votar a los partidos tradicionales y, especialmente, al Partido Nacional.

Es muy importante analizar las causas de estos descontentos y desencantos. No tenemos un análisis muy afinado, porque nos falta información desagregada que nos permita profundizar sobre el tema. Pero vayan algunas ideas para iniciar la conversación. En el descontento de los frentistas -a nuestro entender- influyen las controversias entre dirigentes frentistas a través de los medios de comunicación.

Estos no inventan los temas, pero aprovechan de estas divergencias para profundizarlas, a tal punto que pueden terminar inventándolas. Un buen ejemplo de esta situación ocurrió en estos días. Un Plenario del FA tomó una resolución sobre inserción económica internacional, y al otro día los ministros de Economía y de Relaciones Exteriores salieron a criticarla con cierto grado de agresividad. Un frentista de a pie es muy difícil que pueda comprender una situación de esta naturaleza.

Entre los desencantos y descontentos frentistas debe pesar la problemática de la ética. No hay definiciones de la Justicia sobre delitos que afecten a figuras relevantes del Senado frentista, pero el tema está instalado en la opinión pública y los grandes medios de comunicación, en posiciones anti-frentistas, se aprovechan de esta oportunidad para atacar al Frente Amplio. Este era un elemento de clara diferenciación entre izquierda y derecha.

Por lo demás, no es aceptable que en cada Ministerio, los cargos de confianza lo ocupen personas del mismo sector político que el ministro correspondiente y no se tengan en cuenta a los frentistas más calificados para dichas tareas. A veces también surge el amiguismo en dichas designaciones y ello no le hace bien a los gobiernos frentistas. Por ello, van cambiando las bases culturales y puede ocurrir que los frentistas defiendan menos a las empresas públicas o no están de acuerdo con asignaciones presupuestales a los sectores con ingresos por debajo de la línea de pobreza.

En los descontentos frentistas pueden haber causales ideológicas por acciones y declaraciones del gobierno frentista que dificultan generar nuevas emociones. Hay rupturas emocionales por promesas no cumplidas y por la falta de avances en las investigaciones sobre verdad y justicia vinculada a los derechos humanos.

En los descontentos del conjunto de la sociedad surge de las encuestas la importancia de la inseguridad y de un conjunto de problemas económicos, entre los que se destaca la situación del desempleo.

Si lo analizamos por sectores sociales es muy importante la situación de los jóvenes. Estos presentan problemas de desempleo, pero también rupturas emocionales donde decae la fuerza del FA en los movimientos estudiantiles. Los jóvenes no van a los comités de base y buscan nuevas formas de participación, sobre todo a través de las redes sociales. Puede haber desencantos por razones ideológicas.

Los asalariados han mejorado sus ingresos por los aumentos de los salarios reales y mejoras de poder a través de las negociaciones colectivas. Pueden tener temores por futuras pérdidas de empleo y elementos vinculados a la ética.

Los sectores de menores ingresos mejoraron con el pronunciado descenso de la pobreza e indigencia. Es posible que una parte de dichos sectores no se lo atribuyan a las políticas frentistas. Pueden tener nuevas aspiraciones y están influidos por el consumismo.

Las capas medias pueden tener descontentos entre los frentistas por problemas vinculados a la ética y porque tuvieron que soportar aumentos impositivos. Los empresarios pueden estar descontentos por las políticas que favorecen a los asalariados y por la existencia de un fuerte atraso cambiario.

Se trata de una primera aproximación de descontentos y desencantos. Lo relevante es acercarnos a entender las causas reales y no cerrar los ojos. Los gobiernos frentistas les han otorgado más poder a los asalariados agremiados, pero no hay avances en la democratización de los medios de comunicación. A tal punto, que todavía no se ha aprobado la reglamentación de una tímida ley de medios que se aprobó en el Parlamento en 2014.

Las empresas extranjeras ganan poder en la medida que predominan en la propiedad de la tierra y son responsables del 71% de las exportaciones actuales. Los intelectuales aparecen como mucho menos activos que en el pasado y la propia academia tiene menos influencia. Llama la atención la presencia del poder militar, por las agresivas declaraciones de jerarcas militares sobre las modificaciones a la caja militar y las posibilidades que paguen impuestos los pasivos de muy elevados ingresos.

Seguiremos analizando esta temática, pero es indudable que en el primer plano es muy relevante que las controversias internas no se sigan dilucidando a través de los medios de comunicación, porque además afecta la unidad y la necesaria confianza entre los principales actores. Esta unidad es la que diferencia al Frente Amplio del resto de las izquierdas en el plano internacional. Todos quieren ser como nuestro FA, porque hemos mantenido firmemente la unidad durante 47 años. Y esto no puede estar en juego.

También podría gustarte
  1. yamandu (@yamandius) dice

    los debates de cualquier indole para informarse, usan y necesitan a los medios para “agendar” lo que sea. Por ejemplo la situacion de Juan Lacaze y su proxima desaparicion como pueblo si aparte de cerrarles las industrias que lo pusieron en el mapa y arremolinaron migrantes internos y externos, se deja de construir taperas ultima generacion como si fueran ayudas de salud regional.

    Quizas uno se olvide de donde viene por lo que hace, pero si el hacer no promueve a sus antes pares y no los mejora sino que los deteriora y debilita, no lo eleva a nivel de mejor progresado, sino a simple judenrat empleado de otro. Sentarse en el sillon del principe ladrando para que se cumpla el pastoreo, no hace al perro pastor en dueño de ovejas, o simple animal de trabajo subordinado.

    Los pueblos en toda su condicion de bombardeados de ilusiones de otros, informacion inoperante en cantidades industriales, para descolocarlo en su poder y que se lo entreguen a los “superiores”, (alias autoridades jerarquizadas, entre ineptas y entreguistas), igual conservan toda su sabiduria que en la falsa democracia, siempre se expresa, y la verdad?? jamas se la escucha, solo se le parchan algunas cosas para meterles el puñal interventor en el trabajo, la rienda inclusiva bancarizada es todo un ejemplo, asi como la “estatizacion” de los cuidados, tercerizando la solidaridad para beneficio de los “empresarios inversores”… (lease cuidados, en el sistema de salud, a la medida de las multinacionales empresarias, su brazo armado, los bancos, y las sucursales cipayas en los tratados de libre comercio del conocimiento… donde queda clarisima la funcion educativa que al no poder el adn fisicamente, lo cambia psicologicamente, culpabilizando a la “humanidad”, en su absoluta mayoria trabajadores de medio y bajo rango, nunca jamas a los “dueños del dinero”, ni los politicos ejecutantes del “progreso”, de por ejemplo el cambio global, el deterioro de la naturaleza haciendo propietarios a algunos de su trabajo y a ninguno de sus consecuencias, si son cosas positivas: ejemplo el cancer, el sida, las gripes, los nacimientos o las especies desde la flora a la fauna, y tanta cosa mas)

    lo malo no es debatir, saber informarse, lo malo es que las decisiones de algunos, sean entre inconsultas, fuera de contexto (propias de un plan y objetivo de otros usandonos como carne de cañon de sus intereses abusando de nuestros recursos), y tomadas entre cupulas… ni las “electas” tienen el derecho a crear reglas que no son refrendadas y que no han sido discutidas. Para esto ultimo que tal la ley de riego, los gastos en energia electrica o petrolera, como si fueran inversiones, deuda y mas deuda de un trabajo que aporta por todos lados para recibir … mal, poco y sin intereses, eso que se le esquilma en nombre de la “sociedad” el “estado”… como si un trabajador no quisiera tener mejor salud, vivienda, seguridad y bienestar sin andar haciendo entre salto de mata, corriendo la liebre o disparando como sicario haciendo seguridad…

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.