#IdearioLula ¡casi libre!

0 379

En una confirmación de que el Estado de derecho en Brasil se ha vuelto un campo de guerra, una verdadera lawfare, un juez ha aceptado una solicitud de hábeas corpus para Lula, solicitado el viernes por tres diputados del PT y ha decretado un orden de libertad para el ex presidente de Brasil. El documento ha llegado a manos del delegado en la policía Federal de Curitiba, donde Lula está detenido ya hace 3 meses, de forma ilegal y arbitraria, como prisionero político. La decisión anunciaba la liberación de Lula para el mismo domingo por la mañana.

De inmediato la noticia se propagó por todo Brasil, provocando reacciones por demás contradictorias. Manifestaciones populares han empezado a saludar la decisión aguardada por tanto tiempo, la gente pasó a concentrarse frente a la Policía Federal de Curitiba, donde hay una vigilia permanente junto a Lula, desde que está en prisión. Se han convocado manifestaciones por todo el país. En Sao Bernardo do Campo, cerca de la casa de Lula, hubo una gran concentración para espera su retorno.

Por el otro lado, TV Globo suspendió la cobertura al detalle que hacía del rescate de los niños en Tailandia, para noticiar, con pánico, que Lula sería liberado de inmediato. Pasaron entonces a deducir las consecuencias de que Lula fuera liberado, de que aun así no podría ser candidato, pero que saldría a hacer campaña por todo el país por su candidatura y que ello cambiaría totalmente el escenario electoral.

Llamaron a sus juristas, para alegar de la supuesta ilegalidad de la medida del juez, aguardando una reacción de Sergio Moro, quien, sin poder para ello y disfrutando de sus vacaciones en Portugal, mandó instrucciones al delegado y difundió su opinión de que la decisión no debiera ser cumplida. Empezó en ese momento una escalada de escaramuzas entre el juez que reiteró la decisión de liberación de Lula, puso plazo -las 17:30 horas- para que se cumpliera, y jueces contrarios a liberación de Lula. Jueces de vacaciones, medios de comunicación, movilizaciones populares en todas las grandes ciudades de Brasil, incluso en Curitiba, aguardando la liberación y en Sao Bernardo do Campo, cerca de la casa de Lula.

Dos de los diputados del PT que han presentado la solicitud de habeas corpus han llegado temprano a la PF para garantizar el cumplimiento de la decisión judicial, pero se dieron cuenta de inmediato de la actitud del delegado de postergarla. Hasta que llegó una llamada telefónica de Serio Moro, de vacaciones en Portugal, ordenando que la decisión no fuera atendida. Enseguida mandó un largo texto intentando justificar su decisión, sin que tuviera el derecho de rechazar el hábeas corpus.

La inmensa euforia de la posibilidad de tener Lula libre sirvió, por lo menos, como ensayo general para su liberación. Volvió a quedar viva en la mente de todos, la posibilidad concreta de que Lula salga. Y no hay nada que mueva más al pueblo brasileño que esa esperanza concreta.

Lula, por su lado, se mantuvo sereno y dijo a un diputado el PT que estuvo con él, que no creía que fuera liberado ahora. A pesar de que corrieron noticias, al final de la tarde, de que estaría siendo sometido a exámenes para ser liberado.

De todas maneras, la cuestión jurídica no está resuelta, ni siquiera con la anulación de la concesión del hábeas corpus por el presidente del Tribunal de dónde salió la decisión, porque sólo lo podría hacer el pleno del Tribunal. Queda siempre la decisión del Supremo Tribunal Federal, pero un juez afirmó que la decisión de la concesión del habeas corpus fue legal y que Moro actúa con desesperación.

El grupo Abogados por la Democracia registró una solicitud de prisión para Sergio Moro por desacato a la decisión judicial, ya que no puede desconocer una decisión judicial de rango superior.

El pueblo se movilizó en las calles como no lo había hecho durante el Mundial de Fútbol, con entusiasmo, alegría, con esperanza, como si este domingo fuera un ensayo general para cuando Lula efectivamente salga libre.

Si todavía, preso Lula ya era el centro de la vida política brasileña, ahora, con la esperanza de que efectivamente sea liberado y el fantasma de que ello ocurra para la derecha, comandarán más todavía la vida política brasileña, a menos de tres meses de la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.