#IdearioSAMAN es más que una empresa

1 879

Quién es quién

SAMAN (Sociedad Anónima Molinos Arroceros Nacionales), una empresa productora de arroz, de larga data (surge en 1942), recientemente ha cerrado dos plantas industrializadoras en Río Branco de las 8 que posee, reubicando su actividad a 70 kilómetros de allí, en el departamento de Treinta y Tres en su planta de Vergara. En principio, 33 trabajadores quedarán sin empleo (la empresa cuenta con casi 900 trabajadores), pero el impacto local va mucho más allá, afectando a sectores transportistas, de mantenimiento y servicios varios asociados a la actividad de la industria.

SAMAN pertenece desde 2007 al grupo brasileño CAMIL Alimentos SA (fundada en 1963), que de acuerdo a su propia autoevaluación es una de las 5 empresas más grandes de alimentos del mundo. Aparte de SAMAN los uruguayos conocemos por ejemplo la marca COQUEIRO, también del grupo, entre muchas que se extienden por todo el continente, con plantas en Argentina, Chile y Perú. SAMAN representa el 67% del volumen de arroz producido por CAMIL, que si bien es cierto que descendió el volumen de ventas en el último trimestre, según informe del propio CAMIL en su página web (“Divulgación de resultados”) no menos cierto es que “O preço em US$ por tonelada apresentou crescimento de 14,5% no trimestre e o preço em R$ por tonelada cresceu 25,9%”.

En 1988, SAMAN integraba el Grupo Ferres, que según la central de riesgos del Banco Central del Uruguay de la época, era uno de los grupos económicos más endeudados con la banca privada y pública, ocupando el 7º lugar con una deuda de 28 millones 950 mil dólares. Veamos la conformación del grupo en esa época.

 

En el año 1992 Ricardo Ferres Terra, fundador del grupo, compra una parte del paquete accionario de Agencia Marítima del Sur y adquiere también la empresa Tacua SA, ampliando su radio de acción a las cargas marítimas.

SAMAN se constituyó en una de las mayores empresas exportadoras del Uruguay, integrando casi todos los años el ranking de los 10 mayores exportadores del Banco República (BROU). En 2016 ocupó el 9º lugar (exportó por un valor de 185 millones de dólares) entre todas las empresas exportadoras, y el 1er. lugar en el ramo de las arroceras. En 2015 había ocupado el 7º lugar con un valor exportado de 165 millones de dólares (239 millones en 2014), pero en 2017 ya no figuró entre las 10 primeras, su valor exportado descendió a 109 millones, pero se mantuvo como líder en las exportaciones de arroz.

Hoy el grupo económico al cual pertenece SAMAN es mucho más poderoso, desde su origen transnacional hasta por la diversidad de actividades que son las apoyaturas principales de la actividad central del grupo: producir, industrializar, transportar y comercializar a través de diversas marcas el arroz producido en Uruguay: represa y riego, energía eléctrica, servicios portuarios y gestión de activos financieros.

 

Resulta entonces que el Grupo Camil adquirió las empresas vinculadas al arroz del antiguo Grupo Ferrés, que continuó con la otra pata de su histórico negocio vinculado al azúcar y los cítricos a partir de la asociación con el grupo Fraschini en Azucarlito y Azucitrus (“Los grupos industriales en un contexto de desindustrialización: 1985-2015” – Juan Geymonat).

Un grupo enorme que no vacila en despedir 33 trabajadores por el cierre de la producción en el departamento de Cerro Largo, ante un descenso de la producción que no es el mayor en la historia de la empresa, y que a la par obtiene mejores precios por cada tonelada de arroz (información del grupo Camil para su subsidiaria en Uruguay, página 12).

Efectivamente, con información del propio CAMIL en su web, podemos apreciar como la combinación de menor volumen producido con mayores precios del arroz, la diferencia en menos de su valor de producción con el correspondiente a un año atrás es solamente del 5%. Es lo que nos muestra el siguiente cuadro.

Pero lo verdaderamente sorprendente es tomar una decisión de esa magnitud, el cierre de una planta, por el resultado de un trimestre (el primero del año 2018), mientras que en el trimestre anterior las ventas habían aumentado un 7%. Todo en un entorno en que la empresa se vanagloria de sus alcances continentales y de sus dimensiones: “Por meio da Saman, a produção no Uruguai é, em sua grande maioria, destinada à exportação. Durante o ano de 2017 exportamos para 34 países e ressaltamos o crescimento de 25% das exportações aos Países da América Central e Caribe, com destaque para o México, República Dominicana e Costa Rica”.

 

La culpa la tiene el gobierno

Y de paso se monta una verdadera operación política. Si le hubiéramos preguntado un trimestre antes, seguramente la respuesta se centraba en la eficiencia de la empresa, el espíritu empresarial e ainda mais. Pero ahora, en tan poco tiempo transcurrido, resulta que el gobierno abandonó a los productores, y no baja los impuestos ni deja crecer el dólar. Seguramente se quiere recuperar competitividad “a lo Macri”, para ganar mucho dinero en el caos de la especulación.

Rivero (el presidente del Centro Comercial e Industrial de Cerro Largo) dijo que “molestan los conceptos vertidos por Murro (…) lo que se olvida el ministro de Trabajo es que Saman es una empresa privada, no podría tener ningún tipo de injerencia, yo no sé si Murro piensa que estamos en el tiempo de los señores feudales que se cree que es el rey o que tiene una superintendencia”, advirtió. Remarcó que son empresas privadas “y como privadas que son estas empresas van a tomar sus decisiones en forma unilateral al gobierno. Es un problema de las empresas, es un resorte exclusivamente del privado y por algo será” (El País del 1/09/2018).

Se olvida Rivero, por ejemplo, los impuestos que la sociedad uruguaya ha dejado de recaudar apoyando empresas como Saman a través de los proyectos de inversión promocionados a través de la ley 16.906. Y claro que el ministro entonces tiene que ver si cumplen con lo comprometido. SAMAN ha recibido exoneraciones tributarias a través de varios proyectos de inversión presentados a la comisión que los analiza y aprueba, la COMAP. Una cifra cercana a los 100 millones de dólares que constituyen inversiones aprobadas a SAMAN desde 2007, como vemos a continuación:

 

¿Qué significa esto? Por ejemplo para el proyecto promovido en marzo de 2011, la empresa se benefició con:

Exoneraciones aplicables durante 16 años aún están vigentes. Por lo tanto, todo el derecho a saber qué está pasando en una empresa o grupo económico cuya rentabilidad está incrementada por las exoneraciones tributarias a la renta, al patrimonio y al IVA de sus compras.

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte
1 comentario
  1. alfredo alsamendi dice
    Es el espíritu de la empresa privada. A nivel global se tiende un espectro pocas empresas mediante el procedimiento de que las más grandes absorban a las más pequeñas. Se puede ver claramente en los bancos o los laboratorios médicos. Las multinacionales pregonan sus ganancias achacándolas a sus capacidades: no mencionan los subsidios estatales que reciben ni las leyes laborales medievales de algunos países donde están instalados, y acuden al gobierno apenas hay reclamos, exigiendo represión. Para eso sí quieren el estado: para que les haga de gendarme o para pedirle plata en exenciones tributarias. Y del mismo modo no quieren que el estado se meta en sus decisiones empresariales (y el gobierno la mayoría de las veces no lo hace) aunque estas consistan en dejar un puñado de obreros sin trabajo, con la excusa de algunos puntos menos de ventas a nivel universal y encima el descaro de anunciar que esas mínimas ventas de menos se vieron cobradas con creces con el aumento de los precios. Vendieron un poquito meno y ganaron mucho más. Las multinacionales respaldan su condición de tales para justiifcar sus barbaridades: son órdenes de la casa matriz (y tristemente a veces es cierto, decisiones tomadas a miles de kilómetros de nuestro país afectan la suerte de muchas familias uruguayas); eso sí, a la hora de llorar penas, pedir rebaja de impuestos o préstamos blandos, anuncian a voz en cuello su condición de “industrias nacionales”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.