Planteo ante la Institución Nacional de Derechos HumanosTrabajadores arroceros solicitaron control y estudios sanguíneos para detectar rastros de agrotóxicos

1 28

Los trabajadores de arroceros elevaron un planteo a la Institución Nacional de Derechos Humanos solicitando un control permanente y estudios sanguíneos para detectar posibles rastros de agrotóxicos. De acuerdo a informaciones públicas, autoridades sanitarias en respuesta a denuncias anteriores, habrían constatado distintas irregularidades en el manejo de sustancias tóxicas por parte de trabajadores arroceros.

Según explicó al Portal del PIT-CNT, Marcelo Amaya, dirigente de la Unión Nacional de Asalariados, Trabajadores Rurales y Afines (Unatra), previo a la reunión con la INDDHH, el sindicato realizó una serie de denuncias en la Comisión de Legislación del Trabajo del Parlamento, especialmente sobre el caso de un trabajador “severamente afectado, con su calidad de vida comprometida por haber entrado en contacto con los productos que se aplican cotidianamente en la producción del arroz”. Los trabajadores denunciaron las características del manejo de los residuos y de los productos sobrantes al que eran conminados de realizar dentro de las empresas.

Luego de la reunión con la INDDHH, las expectativas de la Unatra se centran en que se comiencen las “evaluaciones constantes de la salud de los trabajadores”. Empero, Amaya sostuvo que son conscientes que lo que denuncian afecta intereses. “Son temas escabrosos por los círculos de intereses que se mueven ahí”.

Incluso el dirigente aseguró que en alguna ocasión se intentó obtener información fidedigna sobre la incidencia del uso de algunos productos “pero no logramos obtener datos concretos, no tuvimos suerte, nos decían que las informaciones eran muy difíciles de obtener porque muchos de los trabajadores estaban afiliados en mutualistas privadas, por lo cual era difícil obtener datos”.

La Unatra también realizó un relevamiento con la UdelaR del que surgió que más del 70% de los trabajadores entrevistados en la industria y en chacras, “tenían la desconfianza de que los problemas de salud que los aquejaban derivaban de la problemática del uso de determinadas sustancias químicas”.

Para la Unatra es fundamental que la sociedad tome este tema como propio, “porque va mucho más allá de lo que implica directamente a los trabajadores del sector, y que alcancemos una regulación efectiva en cuanto a los productos que se usan, en el entendido que cada vez más los técnicos responsables hacen pruebas con mezclas de sustancias para tener mejor control en las malezas que pretenden controlar, sin saber a ciencia cierta qué consecuencias pueden tener para el ambiente y su entorno” sentenció.

Incidencia del cáncer

Según un informe publicado por Aníbal Terán Castromán, estudios recientes realizados en Argentina indican por ejemplo que mientras en el total de la población la incidencia del cáncer es de 217 cada 100.000 habitantes, en una muestra de 27 localidades estrechamente vinculadas a la producción agrícola con uso intensivo de agroquímicos, la tasa trepa a 397 cada 100.000 habitantes. (Instituto de Salud Socioambiental de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario, Argentina).

El artículo de referencia señala que “no es descabellado suponer que algo similar a lo que ocurre en el vecino país podría estar ocurriendo en Uruguay” y por tanto, también en base a estos elementos es que la Unatra ha planteado esta inquietud ante la INDDHH.

También podría gustarte
1 comentario
  1. alfredo alsamendi dice
    De los trabajadores rurales, los arroceros siempre ja estado entre los más humildes,más sufridos, peor remunerados. Las condiciones, usualemnet deficientes de trabajo, el contacto con pesticidas, se cobran víctimas a corto ,mediano y largo plazo. No oí a ninguno de los “autoconvocados” decir ni media palabra de esto…

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.