En ParaguayUna “Ley de Paridad” sin el 50% para las mujeres

1 104

La Ley de Paridad Democrática de Paraguay había obtenido media sanción en el Senado el pasado 8 de marzo. Este 12 de junio la aprobó la Cámara de Diputados, que dejó solo los artículos de educación en igualdad de género y mutiló todos los que referían a la conformación igualitaria de las listas electorales.

“Supongo que es gracias a la ignorancia, pero los Diputados acaban de transformar la ‘Ley de Paridad’ en ‘Ley de Género’. Vamos a educar a la sociedad para eliminar discriminaciones y los estereotipos de la funciones de hombres y mujeres. ¡Es increíble!”, escribió en su red social la senadora Esperanza Martínez, una de las proyectistas.

“¡Cuanto más debatimos, más crece la conciencia social! Las mujeres ahora vamos a debatir de nuevo la Ley de Paridad en el Senado y vamos colocar los argumentos sobre todo para que la gente joven vaya acoplándose a esta lucha. Si no sale esta vez la paridad tenemos la Ley de Género”, escribió Martínez en twitter.

Argumentos fundamentalistas

La Ley de Paridad fue intensamente cuestionada por los diputados colorados, quienes sostuvieron que el documento cambiaría el sistema actual por un supuesto “cuoteo por sexo”. Este argumento ignora que todos los partidos políticos ya tienen una cuota para las mujeres y que las políticas impulsaron el proyecto justamente porque no es suficiente para la participación real y efectiva.

El legislador colorado José María Ibáñez se colocó en contra de la normativa por considerar que es “una iniciativa de sectores que promueven el matrimonio entre personas del mismo sexo y la legalización del aborto, entre otros”. También rechazó el proyecto planteando que muchas mujeres han ocupado espacios públicos, administrativos, comerciales, entre otros, gracias a su esfuerzo y capacidad.

“Esto es un insulto hacia aquellas mujeres que lograron metas en la función pública o en otros ámbitos por méritos propios, porque suplanta cuota por habilidad y capacidad propia”, expresó. Posteriormente, este senador dio entrevistas en las que vinculó la Ley de Paridad con una supuesta legalización de la pedofilia.

La legisladora Olga Ferreira, impulsora de la ley que garantiza el derecho a la identidad del feto, aseguró que el proyecto se encuentra en la misma lata que los que están a favor del aborto instalados en América Latina. Diez años atrás, esta diputada propuso en la misma cámara un proyecto de Ley de Paridad Democrática.

El diputado Víctor Ríos fue el único que defendió el proyecto y calificó de “discurso satanizante” lo planteado por Ibáñez. “Es importante debatir con claridad. Sostengo que la intolerancia a los que piensan distinto es lo grave, los que piensan que los que apoyan esta ley son abortistas y tienen abiertas las puertas del infierno. Me hace recordar a la edad media, cuando terminaron matando a las personas en nombre de Dios”, insistió.

Crece el movimiento de mujeres políticas

Si bien antes sólo existía el Grupo Impulsor de la Paridad Democrática (GIPD) en Asunción, en el último mes se amplió a los departamentos del interior, especialmente en la zona de influencia de la Red de Mujeres del Sur.

Marta Toledo Flecha es abogada y docente universitaria, además de ser dueña de una marca de calzados. Se unió al Partido Colorado (actualmente en el gobierno) en su juventud, pero no se vislumbraba como candidata hasta que se juntó con otras mujeres y decidió presentarse a las elecciones.

Hoy es consejala en la ciudad Coronel Bogado, Itapúa, y es reconocida por personas de todos los sectores como referente de la lucha por los derechos de las mujeres. Es integrante del comité que apoya el Grupo Impulsor de la Paridad Democrática (GIPD) desde la Red de Mujeres del Sur.

“A nivel nacional creo que somos las mujeres las que más trabajamos por nuestro partido: en la mesa, en las coordinadoras barriales, en las zonas rurales… Las que salimos a visitar casa por casa y organizamos las reuniones somos las mujeres.

Pero nuestro rol no tiene que ser solamente el de activar para otras personas, detrás de otros, sino activar para nosotras, para ocupar los cargos electivos que realmente nos merecemos”, dice Toledo Flecha. Es consciente de que no se trata solo de la “voluntad” de candidatarse, sino de encontrar mecanismos legales que permitan garantizar la participación de las mujeres en las listas, en lugares relevantes, no solo como personas para “completar” la fórmula.

“Lo que busca la Ley de Paridad es la equidad. Somos iguales ante la ley, es cierto, pero no hay mecanismos para lograr esto de manera real. Si hay dos espacios, lo justo es que haya una mujer y un varón. Esto es lo que estamos buscando desde hace un tiempo atrás, pero con más fuerza ahora.

Por más que nos están atacando, poniendo palos en las ruedas, todavía tenemos la esperanza de que se tomen en cuenta las voces de las mujeres. Para eso hemos conformado una comisión específica para trabajar e impulsar la Ley de Paridad en la Red de Mujeres del Sur”, dice.

También podría gustarte
1 comentario
  1. Pirulo dice
    Es obvio que una cuota del 50% o del 10% es un CUOTEO POR SEXO (y no por capacidad) Pero en el mundo mediático y mediocre en que vivimos, ese tipo de planteo hasta parece lógico. Y si uno no se sube al carro mediático, y en cambio utiliza la lógica y el análisis, es tildado de machista o antifeminista. Poner el acento en la capacidad y no en los cromosomas, sería mucho pedir? Para las mujeres con capacidad, (la inmensa mayoría de las mujeres) eso resultaría lógico y correcto…para las otras la cuota es el único camino y a él se aferran con uñas y dientes..

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.