MOVILIZACIÓN. BOMBOS, PLATILLOS Y CAMISETA GIGANTE DE LA SELECCIÓNEstudiantes marchan e intensifican presión sobre Bachelet

Decenas de miles de estudiantes, apoyados por profesores que completan más de tres semanas de huelga, volvieron a marchar ayer por Santiago, intensificando la presión en contra de una reforma educativa que fuera instrumentada por el gobierno de Michelle Bachelet.

Tal y como lo vienen haciendo cada semana en el último mes, los estudiantes marcharon por el centro de Santiago, esta vez bajo la consigna “Que el gobierno no esconda la pelota”, aprovechando la vitrina de la Copa América que se desarrolla en el país.

Con bombos, banderas y una camiseta gigante de la selección chilena -que el miércoles clasificó a las semifinales del torneo- los estudiantes coparon la arteria sur de la céntrica avenida Alameda, pasando por el frente de la casa de gobierno.

Tras un recorrido pacífico, cuando terminaba la manifestación, encapuchados se enfrentaron con la policía, en un guion que se repite al final de cada marcha estudiantil, que esta vez, según los organizadores, reunió a unos 120.000 manifestantes.

Los estudiantes, que hace casi una década iniciaron sus reclamos en demanda de una educación pública, gratuita y de calidad, han intensificado su presión al gobierno de la socialista Michelle Bachelet, en busca de una reforma más profunda a la que ha delineado su gobierno.

Bachelet llegó al poder en marzo de 2014, con la promesa de reemplazar el modelo educativo legado por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), acogiendo una de las principales peticiones del poderoso movimiento estudiantil chileno.

Con un país con uno de los sistemas educativos más desiguales del planeta, donde solo el 40% de la matrícula escolar estudia hoy gratis mientras que a nivel universitario es imposible hacerlo, su promesa llenó de esperanza a un extenso sector de la población.

Pero su implementación ha sido más compleja de lo esperado.

El año pasado, Bachelet logró la aprobación de una primera parte referida a la educación escolar, poniendo fin a la selección de estudiantes, la obtención de ganancias y de un “copago” de parte de los padres de alumnos que asisten a colegios subvencionados.

Dato

Promesa

Para el próximo año, la mandataria prometió la gratuidad para unos 260.000 estudiantes de instituciones de educación superior, donde están matriculados actualmente 1,2 millones de estudiantes.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.