INSÓLITOFingió su muerte y lo encontraron 4 años después vía Facebook

Las redes sociales le jugaron una mala pasada a un hombre de Misiones, Argentina, que fingió su propia muerte en enero de 2011 en el río Uruguay.

Según informa Clarín, el hombre en cuestión apareció en la ciudad brasileña de Curitiba con nueva vida, una tupida barba y un peinado nuevo que de todos modos no alcanzó para que Facebook lo dejara al descubierto.

El hombre vivía en Oberá, donde tenía una empresa dedicada a la informática y algunos emprendimientos turísticos. A fines de 2010, según contaron en esa ciudad, el hombre estaba tapado de deudas y ya no podía mantenerse a flote. El 2 de enero había ido a pasar el día a la costa del río Uruguay, cerca de Panambí. Entró al agua varias veces para refrescarse, nadó e hizo bromas con todos. Pero en un momento, sus acompañantes dejaron de verlo e iniciaron la búsqueda. El hombre había desaparecido y todos sospecharon lo peor: que se había convertido en una víctima más del río.

En pocas horas intervino la Policía, que solicitó ayuda a Gendarmería y Prefectura Naval. Al día siguiente se sumaron fuerzas federales de Brasil y un helicóptero. La búsqueda se extendió a lo largo de casi cien kilómetros, pero nunca fue hallado.

Los rescatistas sólo pudieron dar con un short que fue reconocido por sus familiares. El hecho derivó en un expediente judicial caratulado como “desaparición de persona”.

La historia, según relata el citado diario argentino, es que luego de desaparecer en Misiones, partió hacia Brasil una joven con la que mantenía una relación amorosa clandestina. Con esa mujer formó pareja en Curitiba y tendrían un hijo pequeño.

Cuando todos ya se habian olvidado de él, reapareció. Primero se contactó con una vieja amiga. “No estoy muerto, estoy de parranda, jajajaja”, fue el mensaje que le envió a través de una red social. De a poco fue contactándose con los otros viejos amigos que habían quedado en Misiones, muchos de los cuales participaron del operativo de búsqueda en el río.

Su padre admitió ayer que hace más de un año su hijo lo llamó para decirle que estaba en Brasil y que oportunamente iba a contarle lo que sucedió, pero nunca volvió a contactarse.

El hombre se sentía seguro y dio un paso en falso: comenzó a subir fotos a las redes sociales y allí fue descubierto. “Me fui porque no tenía otra opción; fue por motivos de seguridad mía y de mis familiares”, le dijo a un medio local, y aseguró que no tiene deudas en el país y que en Brasil obtuvo una cédula de identidad para extranjeros con su nombre real”.

Según fuentes policiales consultadas por el sitio Misionesonline, de confirmarse la identidad, algunos de los amigos de Leites podrían tener serios problemas con causas penales por el colaborar en el “encubrimiento” y posterior desaparición del empresario.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.