CONCURSOBrillantez y glamour en un show fantástico de Zíngaros

Nuevamente una noche muy buena de Carnaval con cuatro exponentes, en este caso todos de diferentes categorías y tres de ellos en la pelea decidida por el primer premio de su categoría.

Abrió la noche la murga Patos Cabreros, en una hora inusual para un título de esta índole, pero producto del sorteo previo le tocó en suerte actuar antes que todos en una noche a teatro repleto.

Y la vieja murga de José Ministeri, mostró un espectáculo al estilo murguero tradicional, donde la pluma de Eduardo Rigeaud le imprime una serie de situaciones que los murgueros, muchos de ellos -por no decir todos- con basta experiencia en la categoría, lo traducen casi en la excelencia.

Mostraron un espectáculo sin fisuras, sin perder nada de la esencia murguera, o mejor dicho conteniendo las viejas estructuras de popurrí, cuplé, además sin faltar la crítica punzante y una buena dosis de humor en la que en el cuplé de los tatuajes la murga alcanza uno de sus puntos altos, tanto como las puntas pero fundamentalmente una retirada que queda pegada al oído, porque la murga tiene y sabe que uno de sus puntos fuertes, el canto potente.

En definitiva una gran presentación para colocarse con la vara en lo más alto en la categoría, aun cuando falten un par de murgas que le pueden bajar del pedestal.

Otro acierto de Cuareim

A segunda hora la presencia de Cuareim 1080  se presentó para mostrar un espectáculo comparsero que nos llenó los ojos, y aclaramos una vez más que en esto de poder establecer un juicio, muchas veces nos jugamos a una percepción particular de que es lo que nos agrada, porque para ahondar en rubros técnicos están los jurados específicos.

Por lo tanto vimos un espectáculo que tiene muchos atributos, que juega en esa línea de homenajear la vida de un artista como Páez Vilaró, tan identificado a la familia Silva y que la comparsa lo trata con una sutileza tal que no cae -ni tampoco lo busca-, caer en cuestiones de sensibilidad.

Lo marca para que le llegue al espectador y juega con esa suerte de situaciones de partes, momentos de la vida del artista mostrándolos con eficacia, con deleite para el espectador.  Espectáculo que tiene una gran puesta en escena, se juega con la escenografía en todo momento, se le imprime sensualidad y perfección en los bailes y lo corona con un variado y muy buen vestuario, además de la parte interpretativa y coral. En definitiva un espectáculo redondo, que cumple, que agrada y que seguramente estará definiendo la categoría.

A tercera hora subió Choby’s y si hay un autocrítica, es que no se resuelve el espectáculo de humor, no solo como para pelear este año el primer premio sino que, creemos que ni siquiera los conforma a ellos, quienes de todos modos cuidan a su público agradeciendo por el apoyo e incluso por el respaldo mientras no estuvieron un año. Pero saben que dejan espacio a los rivales, aun cuando se nota a medida que pasan los años, un cuidado en aspectos a los que ellos no atendían, caso vestuario, coreografía, canto.

Este año la risa la consiguen, pero fundamentalmente cuando Leo Pachela asume el protagonismo y a esta altura no ser “Pacheladependientes” sería en beneficio del conjunto. Es cierto que agradan con su espectáculo, hacen divertir al público pero a nuestro entender están lejos de la definición de la categoría.

A todo glamour

Y el cierre fue con Zíngaros y la parafernalia que desata la presencia de los “Pinochos boys” es repetida. Una tribuna que vibra y enloquece cuando se abre el telón y deja para el resto de los espectadores, -aquellos que se desprenden del fanatismo por el conjunto-, un espacio para emocionarse, para llenarse de colores, de brillo, de glamour aspectos que “Pinocho” Sosa maneja muy bien, sabedor de cómo pega en esas cuestiones.

Pero además hay que destacar la majestuosidad de sus escenografías,  la sutilezas de sus coreografías, del canto, y hasta se puede agregar mostrar a su figura femenina, Caro Fabier, en un pedestal con una luna especial para ella, afuera y lejos del escenario. Si algo se le criticaba antes al conjunto era contar con mucho adorno y poco contenido, situación que Pinocho Sosa, viene resolviendo desde hace algunos años con aciertos y este año vuelve a probarlo con dos parodias, diferentes, que apuestan a objetivos distintos.

“La jaula de las locas” decididamente al humor, a sacar lo mejor de las capacidades de “Panchito”, de Aldo Martínez, del propio “Pinocho” y fundamentalmente de Danilo Mazo, otro sostén actoral que abre el juego a más actores dentro de un espectáculo que resaltan todos, aun aquellos que como bufones se meten en las escena en forma inadvertida. Todos juegan su papel sin dejar nada librado al azar.

La segunda parodia trata un tema social, un tema que pega en nuestra sociedad como es la locura, pero lo trata desde un costado de crítica, aun con una dosis de humor que no llega nunca a sobrepasar la línea de la burla. Tampoco buscan el “golpe bajo” de la sensibilidad, sino que muestra más el lado crítico y sobre todo de reivindicación y de atención de las autoridades de gobierno que necesita el Vilardebó. Un espectáculo efectivo y contundente que lo pone en primera línea de definición con  tres ruedas de excelencia.

Actividad

Hoy Carnaval en tres escenarios privados y sin Teatro de Verano que reanuda mañana con la cuarta etapa de la Liguilla, a falta de dos noches para conocer los ganadores.

Velódromo Municipal

20:15 – Don Timoteo

21:00 – Los Muchachos

21:50 – A contramano

22:40 – Patos Cabreros

23:40 – Diablos Verdes

00:40 – Curtidores de Hongos

Monumental de la Costa

21:00 – Momosapiens

21:50 – Los Muchachos

22:40 – Nazarenos

23:40 – Zíngaros

00:40 – Zíngaros

Rural del Prado

21:00 – Nazarenos

21:50 – Zíngaros

22:40 – Zíngaros

23:40 – Momosapiens

00:40 – Los Muchachos

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.